Los grupos municipales contra el machismo y la violencia en el deporte

Elías Luis / Víctor Garrido

Mañana lluviosa en la ciudad de Valladolid el día del pleno ordinario del mes de noviembre. Los políticos, todavía digiriendo la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses, acudieron con varios minutos de retraso al salón de plenos a pesar de que la orden del día venía cargada de mociones para dirimir, un total de 9 que fueron objeto de debate por más de nueve horas. En los gallineros, una actividad inusual: muchos jóvenes interesados en la política y colegiales de excursión a conocer las estancias municipales y observar de cerca cómo los ediles debaten sobre las propuestas de los grupos políticos.

Si algo positivo se puede extraer de este pleno, es que los grupos que conforman el pleno el Ayuntamiento de Valladolid, por fin se han puesto de acuerdo en algo. Y no solo en un asunto.Tras los hechos ocurridos en el mes de octubre de este mismo año en un partido entre el Juventud Rondilla y un equipo de Salamanca, el Partido Popular de la capital castellano leonesa ha llevado a pleno una moción en contra del machismo, y más concretamente en el deporte. Esta, ha sido ratificada por todos los partidos que conforman este órgano y fue uno de los principales puntos del día.

Mayte Martínez. del PP, fue la encargada de poner encima de la mesa el asunto, que no pasó desapercibido. “Tenemos que ser conscientes de la gravedad del problema, que no es ajeno al deporte”, El deporte debe ser un fiel aliado en la lucha contra la violencia y discriminación” dijo Martínez e instó en que en el próximo 25 de noviembre, el Día Internacional Contra la Violencia de Género, se produzca una “declaración institucional”. A su vez, pidió que se utilizase la Gala Nacional del Deporte con el propósito de luchar contra esta discriminador.

A su vez, se desarrollaron varios puntos del día -hasta nueve-. Algunos pasaron sin pena ni gloria como el referido al Plan General de Ordenación Urbana. Sin embargo, una moción presentada por Pilar Vicente de Ciudadanos fue una de las que más controversias tuvo.

Vicente defendió la posibilidad de hacer un mercadillo navideño en la Plaza Mayor “como ya se hace en otras grandes ciudades europeas, y con mucho éxito”. Además, con esta moción, lo que pretendía Vicente es que se creara una nueva mesa de comerciantes para el periodo navideño y que se aumentasen los paquetes de experiencias en la capital durante este periodo. Desde el equipo de gobierno desestimaron la petición e instaron a los demás partidos “a aunar esfuerzos en la mesa de comerciantes ya existente”.

Un equipo de gobierno que introdujo el pleno con felicitaciones varias a miembros de Cuerpos y Seguridad del Estado pero también con la condena de la agresión que sufrieron dos agentes de la benemérita en Alsasua el pasado mes de octubre. Unanimidad sobre la moción para comenzar con la asamblea con buena predisposición.

Otra de las mociones que se aprobaron con el beneplácito de todos los concejales fue la exigencia a la Junta de retomar las obras del Hospital Clínico, iniciativa impulsada por el PSOE de Óscar Puente. Según lo acordado, dichas reformas deberían haber concluido en el año 2015, y en el proyecto venidero se dejará en manos de los técnicos hospitalarios la decisión sobre el orden de construcción de las diferentes áreas. La decisión, además, estuvo espoleada por el malestar de distintas asociaciones de ciudadanos,quienes mostraron su malestar por el “descuido” en el proceso de las que ha provocado que el centro sanitario esté “igual o peor” que antes de empezarlas.

La discordia, sin embargo, no fue la nota dominante durante las nueve horas de pleno, ni el buen entendimiento entre todos los grupos políticos se produjo en todos los ámbitos. Todos los concejales, a excepción de los 12 del PP, se mostraron a favor de una moción, impulsada por el PSOE, para reclamar a la Diputación provincial y la Junta más apoyo a los museos y actividades culturales del Ayuntamiento, como el Teatro Calderón, el Museo de la Ciencia o el Patio Herreriano después de las notables reducciones en las subvenciones durante los últimos años. El grupo popular, por su parte, alegó que el Ayuntamiento “ha delegado en el pleno la responsabilidad de buscar nuevos ingresos para compensar el aumento del gasto en otras iniciativas”.

Finalmente, la famosa ‘Ley Montoro’ salió a la palestra. Sí Se Puede Valladolid y Valladolid Toma la Palabra pidieron la la derogación de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, la cual, en palabras de Óscar Puente: “Es injusta debido a que se trata por igual a un Ayuntamiento con un 40% de endeudamiento que a una Administración regional con más de un 100%”. Charo Chávez, de Sí Se Puede Valladolid, propuso promover el “municipalismo del Siglo XXI” y una financiación adecuada y suficiente para las corporaciones municipales.

El actual alcalde de la ciudad, además, no tuvo reparos en poner algún ejemplo de mala planificación urbanística: “El problema es que hay ayuntamientos que, no voy a decir el nombre pero lo van a adivinar fácilmente, teniendo superávit y bastante dinero en las cuentas no pueden hacer nada porque la ley no lo permite”. La respuesta por parte de los populares no se hizo esperar y vino en forma de voto en contra de una propuesta a la que sí se sumó Ciudadanos. La unanimidad no fue eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s