Izquierda Unida acusa a Ciudadanos de creerse “el ombligo del mundo”

óJudith Arrillaga y Bárbara Castro

En una mañana fría de octubre, propia del otoño pucelano, se celebró el pleno ordinario de la Diputación de Valladolid, donde los ánimos no tardaron en caldearse. Los 24 diputados provinciales, a falta de dos representantes socialistas que no pudieron acudir, no parecían tener ninguna prisa por sentarse en sus escaños, hablando todos con todos en un ambiente distendido. Más que en una sesión plenaria parecía que estaban en un bar tomando una caña con los amigos. El silencio llegó en el mismo momento en el que el Ilmo. presidente Jesús Julio Carnero García entró en la sala.

Como es habitual desde julio de 2015, Carnero García dio lectura a los nombres de las mujeres que han fallecido víctimas de la violencia de género desde la celebración de la última sesión plenaria, en septiembre. Con la sobriedad que requiere este tema, citó a las 5 mujeres, incluida la fallecida el día anterior en la provincia de Salamanca. Para comenzar, se aprobó por unanimidad el borrador del acta correspondiente a la sesión ordinaria del pleno del 16 de septiembre.

img_6116

Foto: Judith Arrillaga

A partir de este momento, comenzó la parte más entretenida de la sesión, nótese la ironía. Ya que, si de una película se tratase, todos los espectadores estarían bostezando. El término castellano culiparlante describe a la perfección la actitud de algunos de los diputados allí presentes. Durante los primeros 11 minutos, que bien pudieron ser una eternidad, los representantes vallisoletanos se limitaron a contestar sí, no o abstención a los puntos que iba relatando Carnero García.

En los 22 primeros puntos del orden del día, en tal solo tres ocasiones algunos diputados optaron por la abstención.  El grupo Toma la Palabra-Izquierda Unida-EQUO fue el primero en abstenerse en los puntos 8 y 9 relativos a solicitudes de dos miembros de la Diputación para compatibilizar su trabajo en este órgano con el que desempeñan en la Universidad de Valladolid. La tercera y última abstención fue por parte del grupo Sí se Puede, con respecto a la aprobación de la suscripción de la adenda al contrato programa con Sociedad Provincial de Desarrollo de Valladolid.

Realmente los diputados no parecían muy interesados en los asuntos que se estaban tratando. La puerta nunca llegó a cerrarse debido al continuo ir y venir de los allí presentes. Estos viajes en más de una ocasión provocaron cierto revuelo ya que los diputados en su afán por abandonar la sala hacían levantarse a las personas de su alrededor para de este modo conseguir salir. Los periodistas fueron igual de culpables en estos continuos viajes. En la mayoría de las ocasiones, estos profesionales de la información solo permanecían en la sala durante los temas que eran de su interés.

El fragor de la batalla llegó en el momento en el que los grupos parlamentarios presentaron sus propias proposiciones. El café de primera hora de la mañana empezó a hacer efecto. Lo que hasta ahora había sido prácticamente un monólogo del presidente se convirtió en una lucha ferviente por el turno de palabra.

La proposición del grupo Provincial Ciudadanos Valladolid fue la más polémica de la jornada. La encargada de darle voz fue Pilar Vicente Tomás. Con un tono muy calmado y leyendo el discurso de sus papeles, explicó que el objetivo fundamental de la propuesta es ayudar a los jóvenes, por un lado, a los universitarios que empiezan su andadura en el complicado mundo laboral y, por otro lado, a aquellos que desean independizarse. Considera que es algo “que debemos trabajar y solucionar desde las instituciones”.

El mayor enfrentamiento se produjo con Salvador Arpa de la Fuente, el portavoz del grupo Toma la Palabra-Izquierda Unida-EQUO que comenzó su primera intervención cruzándose de brazos alegando que las propuestas de Ciudadanos “pretenden que asumamos la situación económica actual como un destino irremediable”. Basó su discurso en hacer una crítica a Bolonia, el plan de estudios actual, y más concretamente a las prácticas de empresa no remuneradas. Además, le solicito a Ciudadanos que fuera más concreto en su propuesta.

Tras los primeros ataques de Arpa de la Fuente, la representante del grupo Ciudadanos Valladolid se defendió con mucha calma mientras le increpaba que no ofreciera soluciones al problema. El momento más tenso se produjo cuando Arpa de la Fuente refiriéndose a la señora Vicente la acusó entre risas de tener” el don de creerse el ombligo del mundo”. Alegando de este modo de que antes de que Ciudadanos llegara a la Diputación ya se había trabajado para mejorar la vida de los jóvenes. A pesar de la controversia entre ambos grupos, la propuesta finalmente quedó aprobada por mayoría.

La última parta de la sesión plenaria, una vez más, se dedicó a los asuntos urgentes, mociones, dación de cuenta de decretos de la presidencia de la diputación y de la presidencia de reval y ruegos y preguntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s