¿Volverá a gobernar el PP en Valladolid?

Beatriz Dávila / Aitor Ferrero

Valladolid está cambiando. Tras casi un año y medio de gobierno tripartito, la ciudad ha modificado su imagen de cara al exterior, desterrando el mote de Fachadolid y ofreciendo, desde el Consistorio, un aspecto más fresco, juvenil y abierto acorde a los tiempos de las redes sociales. En esta coyuntura de transición, en la que el gobierno y la oposición han intercambiado los roles que tradicionalmente desempeñaban, y, con la irrupción y asentamiento de Podemos y Ciudadanos en la escena política, los tiempos de las mayorías absolutas –en las que se sustentaron los cinco mandatos de León de la Riva– han dado paso a una nueva forma de política basada en pactos que ha apartado al PP del poder y a la que debe adaptarse si quiere volver a sostener el bastón de mando.   

Una derrota inesperada

En la noche del 24 de mayo de 2015, a Francisco Javier León de la Riva se le dibujó una mueca de amargura en su cara. Conforme las agujas del reloj avanzaban parejas al escrutinio de los votos para elegir al gobernante de Valladolid, el todavía regidor enfriaba sus esperanzas de repetir en el cargo que había ostentado durante casi veinte años hasta congelarlas en el momento en que la cruel aritmética municipal otorgaba una ajustada mayoría a la adición de los ediles logrados por el Partido Socialista, Valladolid Toma la Palabra y Sí Se Puede Valladolid.

Durante la campaña electoral, los tres partidos habían prometido que, si los números cuadraban, llegarían a un entendimiento para desalojar al alcalde popular de la alcaldía e instaurar un gobierno de izquierdas que modificase las políticas aplicadas por De la Riva durante su mandato. Todos los sondeos y encuestas daban por imposible esta alternativa y apostaban por un sexto mandato consecutivo del exalcalde en el que, si bien podría perder la mayoría absoluta, un acuerdo con Ciudadanos le permitiría conservar el sillón municipal. Sin embargo, la sangría de votos que obtuvo el PP y el pinchazo del partido naranja tornaron viable el autodenominado frente progresista, que convirtió a Óscar Puente –aun obteniendo el PSOE un concejal menos que en 2011 y dejando por el camino casi 7.000 votos– en el nuevo alcalde de la ciudad.

Captura de pantalla 2016-11-04 a las 2.49.53.png

Fuente: Ministerio del Interior. Elaboración: Aitor Ferrero

La caída de León de la Riva

Las causas del inesperado descalabro popular, perdiendo alrededor de 25.000 votos –un 30% de los obtenidos en los anteriores comicios–, son varias pero, en su mayoría, confluyen en la figura de León de la Riva. Durante sus años de gobierno, Valladolid creció en superficie y servicios.

El mandatario conservador optó por una gestión basada en la remodelación urbana de la ciudad, con la creación de nuevos barrios como Parque Alameda y Covaresa, la construcción de grandes infraestructuras como el Puente de Hispanoamérica, el Museo de la Ciencia, el Auditorio Miguel Delibes y la nueva sede de las Cortes de Castilla y León. Méritos de De la Riva también son el impulso al servicio de transporte metropolitano Auvasa y el desmantelamiento del ‘Poblado de la Esperanza’, uno de los mayores supermercados de la droga del país. El profundo cambio operado por el exregidor en Valladolid durante sus dos décadas de mandato se vio empañado, sin embargo, por su personalidad.

Amigo de la polémica, su presencia en los medios de comunicación nacionales iba casi siempre ligada a declaraciones ofensivas contra miembros de otros partidos políticos. Recordada es su alusión en 2010 a la entonces recién nombrada ministra de Sanidad, Leire Pajín o, dos años antes, a la ministra de Defensa, Carme Chacón. Según se mantenía en el poder, crecía su incontinencia verbal, que llegó a su culmen en 2014 cuando, en apenas cuatro meses, hizo declaraciones cargadas de machismo que socavaron su imagen pública como la culpabilización por caminar sola a una chica agredida sexualmente en Valladolid y el cuestionamiento de la violencia contra las mujeres. A esto, se sumó su imputación en un caso de desobediencia surgido de la situación de irregularidad en la que se encontraba un piso de su propiedad.

Estas polémicas, en la recta final de su quinto mandato, provocaron el hartazgo de muchos de los votantes del Partido Popular en la ciudad que, aunque convencidos de la gestión, dejaron de votar no al partido, sino al alcalde, algo que se demuestra a la vista de los votos que perdió el PP y que no se trasvasaron a Ciudadanos. También influyó aquí la brecha generacional abierta entre el regidor y los nuevos votantes que, criados viendo a De la Riva como mandatario omnipresente, buscaban un cambio de caras en la política municipal que se consumó, finalmente, el 14 de junio de 2015, cuando Óscar Puente fue investido alcalde de Valladolid con los votos a favor del PSOE, Valladolid Toma la Palabra y Sí Se Puede.

Del gobierno a la oposición

El papel del PP municipal tras la pérdida de la alcaldía se tradujo en una descolocación de sus integrantes y en una reconsideración de su estrategia. El paso desde la mayoría absoluta a la oposición no fue fácil para el grupo que había gobernado dos décadas sin cortapisas. A esto se añadió la desaparición de De la Riva en el Consistorio tras su inhabilitación por el caso del ático, lo que obligó a los populares a buscar otra figura que presidiese el grupo y que desembocó en la de José Antonio Martínez Bermejo, antiguo subdelegado del Gobierno en Valladolid y ahora cara visible de los conservadores en el Ayuntamiento.

42997_1.jpg

José Antonio Martínez Bermejo interviene en un pleno del Ayuntamiento. ICAL

La decisión de nombrar a Bermejo como presidente del grupo radica en su actitud, opuesta a la prepotencia de De la Riva, y favorable al entendimiento con el resto de fuerzas políticas municipales. El deseo de los populares de mostrarse dispuestos al dialogo y ofrecer un aperturismo mayor que el de la era De la Riva se entiende a la vista de la política de comunicación ofrecida por el equipo de gobierno.

Desde sus inicios, Puente ha apostado por la interacción constante con los ciudadanos, sobre todo a través de redes sociales y de apariciones en numerosos medios locales y regionales –a los que, en las últimas semanas, se han añadido nacionales– para darse a conocer. Buena prueba de esta apuesta es el incremento de la plantilla dedicada a las labores comunicativas y de prensa que, de contar con un profesional con los populares, han pasado a contratar a cuatro actualmente. A través de esta estrategia, el regidor ha conseguido popularizar su imagen y explicar las decisiones municipales de forma que el Consistorio parezca un organismo cercano a la ciudadanía, lo que acarrea un beneficio para él y acerca a votantes de otros partidos.

Un futuro incierto

De cara a las siguientes elecciones de 2019, si el gobierno municipal prosigue con los pasos que está tomando en la actualidad, modificando aspectos importantes de la ciudad –como la remunicipalización de la gestión del agua y el impulso al Campus de la Justicia en el centro, entre otros– pero sin llegar a una ruptura tajante frente al modelo anterior de forma que los ciudadanos observen una progresión, es muy posible que el pacto se repita y los populares vuelvan a quedarse fuera del poder. Su retorno al bastón de mando pasa por ejercer una oposición constructiva, desterrar la imagen anquilosada de De la Riva, acercarse a las generaciones jóvenes y ofrecer una alternativa de gobierno explicada a la ciudadanía que no se limite a afirmar lo que planean hacer, sino el porqué quieren hacerlo. De momento y, a la vista del reconocimiento de los errores propios que Bermejo ha declarado en distintos medios y del impulso que han dado a su gabinete de comunicación, están enterrando los semillas. En poco más de dos años se verá si pueden recoger sus frutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s