Europa, frente a la ultraderecha

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional francés

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional francés. / Foto: The Telegraph

Natalia Martín / Pablo Lozano

La historia vuelve a girar sobre sí misma. Llega un nuevo ciclo, que por el bien de la sociedad europea y mundial no termine como terminó hace unos 70 años. La complicada situación tanto a nivel económico como social en algunos países del Viejo Continente ha provocado el auge de varios partidos de ultraderecha. Ideologías casi olvidadas por las nuevas generaciones que ahora se enfrentan a un nuevo dilema: ¿Seguimos apoyando a los gobiernos que han provocado este “caos”, o cambiamos de parecer y votamos a lo nuevo?

Existen algunos ejemplos anteriores a los que se van a describir a continuación. Sin embargo, hay un caso significativo por sus características y su historia posterior. Año 2000, Austria. Un país que sufrió la ira de Hitler antes y durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de ello, el Partido de la Libertad de Joerg Haider entra en un gobierno de coalición. Pronto la sociedad austriaca se dio cuenta del error que había cometido al votar a un partido, a un líder carismático, que elogiaba a las Waffen SS del nazismo.

Llegaron después las protestas, las manifestaciones, las sanciones de la Unión Europea y la rotura de las relaciones diplomáticas con Austria. Algo único en la institución europea. Los austriacos vuelven a una relativa normalidad pero, 16 años después, Norbert Hofer, líder del mismo partido, vence en la primera ronda de las elecciones presidenciales. ¿Por qué otra vez?

Una pregunta fácil de responder si buscamos los factores que dan lugar a este ascenso fulgurante de la ultraderecha en Europa. El primero es la crisis económica que azotó al Viejo Continente desde 2008. El segundo es el malestar ante la inmigración, al que se ha añadido en los últimos tiempos en ciertos países la crisis de los refugiados y los atentados terroristas. Una xenofobia interiorizada cada vez más por la población europea, que teme el avance del yihadismo. El tercero, relacionado con los dos anteriores, es el rechazo a la Unión Europea por sus funciones y sus decisiones.

Hay muchos casos a día de hoy donde la ultraderecha ha tomado cierto protagonismo en los parlamentos nacionales: el Jobbik de Hungría (20,2%), el FINNS de Finlandia (19,1%), la Alianza Nacional de Estonia (16,6%), la UKIP de Reino Unido (12,7%) o Amanecer Dorado de Grecia (6,9%). Sin embargo, nos vamos a centrar en un caso concreto. Una gran potencia a nivel mundial que está sufriendo mucho en los últimos años y que aúna los tres factores comentados anteriormente.

Mapa de la ultraderecha en Europa

Mapa de los partidos de ultraderecha en Europa, con su representación en sus respectivos Parlamentos / Foto: El Confidencial

En Francia, Marine Le Pen alcanzó la victoria en la primera vuelta de las elecciones municipales con un 25% de los votos, situándose así, por encima del Partido Socialista y del conservador UMP. Este resultado está muy unido al terrorismo que está azotando a Europa. Francia se ha convertido en uno de los países más perjudicados por los atentados terroristas relacionados con el yihadismo.

Desde el atentado contra la revista Charlie Hebdo, pasando por la toma de rehenes en un supermercado de París a principios del año 2015, los episodios del 13 de noviembre de 2015 en Saint-Denis, hasta el sangriento atropello múltiple en el Día Nacional de Francia en Niza en el pasado mes de julio. Son muchos los ejemplos, muy recientes todos, por los que la sociedad francesa y también la europea, se han visto inmersas en un miedo que ha dado lugar al rechazo.

Un país que atraviesa una situación de amenaza terrorista, unido a la problemática migratoria y al descontento social ante a los recortes, es un ambiente propicio para que afloren partidos ultraderechistas que utilizan un discurso para golpear al sistema establecido y, aprovechando el temor y el descontento social, proclaman un nuevo gobierno que se centra en medidas radicales.

Este ejemplo lo encontramos en algunas de las declaraciones que ha hecho Le Pen en los últimos meses: “No hay manera de detectar quienes entran en Europa porque el Estado Islámico está emitiendo pasaportes válidos. (…) No disponemos de fronteras e incluso si lo hiciéramos, no tenemos ejército para defendernos. Eso debe cambiar o Europa nunca será segura”. Palabras que ejercen una mayor influencia debido, en parte, al problema educativo y pedagógico que se hace latente en Europa.

La falta de comprensión y tolerancia entre las distintas etnias, razas y religiones hace imposible que se establezca un diálogo para asumir y tratar de solucionar la situación del terrorismo. Además, este problema afecta a las cuestiones de naturaleza económica en cuanto a la competencia que ejercen los inmigrantes en el mercado laboral y el miedo que hay de que se establezcan salarios más bajos que afecten al Estado de Bienestar.

Estos factores ponen en duda la democracia que lleva instaurada en la mayoría de Europa dando pie a que los extremos se refuercen. El experto Philipp Decker, de la London School of Economics afirmó al periódico El Confidencial que “tras las lecciones aprendidas de una devastadora Segunda Guerra Mundial impulsada por los regímenes fascistas, se acordó que la democracia liberal era la última alternativa posible. Pero ahora este consenso se encuentra actualmente cuestionado (…)”

Como podemos observar, la historia siempre vuelve a aparecer, gira sobre sí misma como si estuviese dotada de un mecanismo de auto-rotación. De momento los tiros van por la misma trayectoria, las características en esa época y en la actual son parecidas, salvando las distancias contextuales. Es el momento de la Unión Europea. Como organismo comunitario, debe consensuar con los países miembros las decisiones que intenten solucionar estos problemas. Sin salidas. Sin rechazos. Todos para una y una para todos. Actúen antes de que sea demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s