El sistema de repartición de diputados favorece a los grandes partidos

Ramón Alonso y Álvaro Gómez

Una persona, un voto. Este lema no es del todo cierto en el sistema de participación parlamentaria español. La conocida como Ley D’Hondt establece un reparto por circunscripciones, donde cada provincia cuenta con un mínimo de dos diputados, teniendo Ceuta y Melilla uno cada una de ellas. A esos 102 diputados fijos, le faltan 248 para llegar al total del Congreso. Su establecimiento se realiza mediante la proporcionalidad de población con derecho a voto en cada circunscripción.

Una vez fijado el número de representantes en cada provincia, las candidaturas con menos del 3% de los votos posibles son excluidas. El resto, se dividen por los escaños a repartir en la circunscripción y se asignan los valores más altos. Por ejemplo, en una provincia donde hay cinco diputados, los cuatro partidos más votados reciben 30.000, 18.000, 12.000 y 9.000 papeletas respectivamente. Según la Ley D’Hondt, se dividen esas cifras por el número de escaños como se muestra en la imagen.

sistema-dhondt

Ejemplo de sistema D´Hondt | Elaboración propia

Al elegir los cinco cocientes más altos, el partido A contará con tres diputados, el B y C con uno y el D con ninguno. El beneficiado evidentemente es el partido A, ya que sin ni siquiera llegar al doble de votos del partido B, cuenta con el triple de representantes. Si el reparto fuera proporcional a los 69.000 votos totales, el partido A tendría 2,17 diputados; el B, 1,30; el C contaría con 0,87 y el D con 0,65.

Con este sistema, el voto en las provincias menos pobladas tiene más valor que en las grandes ciudades. Según el ejemplo que utilizó Europa Press en 2015, Soria, ciudad menos poblada de España, tiene asignada dos diputados y para lograr un representante se necesitaban 26.105 votos. En cambio, en Madrid, ciudad más poblada, se necesitaron 100.595.

Esta es una de las principales razones por las que existen partidos con muchos más votos que otros y con una menor representación en el Parlamento. Por ejemplo, en las elecciones de junio, PACMA obtuvo 284.848 votos y ningún diputado. Sin embargo, PNV con menos de 2.000 votos más consiguió 5 representantes en el Congreso, debido a su gran protagonismo en el País Vasco.

Las propuestas de los cuatro principales partidos

Para el Partido Popular, lo que se debería hacer es un sistema electoral que permitiera gobernar al más votado. No lleva en sus programas una reforma clara, pero parece que lo que más se acerca a esta propuesta es el Parlamento italiano o griego, donde se da un bonus de escaños al partido más votado.

Por su parte, el PSOE propone incrementar la proporcionalidad, aunque no incide en qué tipo de circunscripción se debería utilizar ni si el método seguiría basado en la ley D’Hondt. Además, los socialistas inciden en que se deben desbloquear las listas para tener así una mayor democracia interna y hacer que haya sistemas cremallera para fomentar la igualdad de género.

Por otro lado, la propuesta de Podemos está basada en un cambio hacia una circunscripción autonómica en vez de la provincial. También se indica en su programa electoral que utilizará “fórmulas de la media mayor que garanticen la igualdad del peso del voto de todos los ciudadanos”. Existen propuestas como las listas cremallera y en contra del voto rogado así como el PSOE.

Por último, Ciudadanos fundamenta su propuesta de ley electoral en un cambio hacia el sistema alemán haciendo que haya una circunscripción más equilibrada. También un sistema de doble lista desbloqueada para facilitar la democracia interna de los partidos y un aumento del número de diputados hasta llegar a los 400. Su reforma más curiosa tiene que ver la contabilización de votos en blanco, haciendo que entren en el Congreso y dejando vacíos esos escaños.

“La proporcionalidad no es negociable”

Para Alberto Penadés, sociólogo, politólogo y profesor en la Universidad de Salamanca, el sistema electoral es “injusto”, aunque recalca que algunas cosas funcionan bien. Según declaró en Carne Cruda, el lema ‘un ciudadano, un voto’ debería ser la base de todos los sistemas y no cree que el español favorezca el bipartidismo, pero sí que haya un partido más hegemónico.

Penadés no piensa que el problema sea el sistema D’Hondt, pues bajo su punto de vista es un sistema proporcional. El principal error lo encuentra en la circunscripción, ya que el sistema provincial lleva a un reparto desigual de los escaños. Lo ideal, según el sociólogo, sería un sistema autonómico más proporcional, aunque la ley D’Hondt le parece efectiva para que no queden restos, ya que facilita la prima de escaños a la lista más votada y hace que no haya fusiones de partidos.

“Todos los votos deben contar lo mismo y los partidos deben tener las mismas oportunidades; la proporcionalidad no es negociable”, declaró. Penadés contabilizó algunos ejemplos como el de Bélgica y Holanda donde la representatividad es muy amplia, pero no se puede gobernar con facilidad por lo inestable del parlamento.

La propuesta del sociólogo, que expone en su libro ‘La reforma electoral perfecta’, está basada en el parlamento sueco y dice que lo ideal sería crear una circunscripción más proporcional, con un Congreso mayor en el que se llegue a unos 400 diputados. Además, propone hacer un voto más personal que ordene las listas de diputados.

En definitiva, el sistema español produce que el voto no valga lo mismo en las diferentes provincias. Además, al repartir entre los partidos los diferentes diputados utilizando el sistema D’Hondt, los grandes partidos se ven beneficiados. Conocidas las consecuencias, esta ley es la menos mala, ya que con el sistema de “un ciudadano, un voto” sería mucho más complicado administrar el Estado al haber más partidos en el Congreso.

A pesar de ello, los perjudicados son los partidos minoritarios cuyos votos están dispersados entre las distintas circunscripciones, ya que quedan por debajo de otros que tienen mucho poder en algun territorio a pesar de tener menos votos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s