Años de corrupción

Emilio Peñas y Saioa Palomo

Llevamos años escuchando en televisión y en la radio noticias sobre el caso Gürtel, Bárcenas, Fabra y un largo recorrido de nombres que no dejan indiferente a ningún partido político. La tradición de la corrupción señala a España como uno de los países más corruptos de Europa y lo coloca en el puesto número 36 de 168 países según el Índice de Percepción de Transparencia Internacional.

Nivel de corrupción

¿Cómo puede medirse el nivel de corrupción que un país tiene? Un estudio que toma como referencia los años comprendidos del 2004 al 2010 realizado por Transparencia Internacional España afirma que hay dos formas de hacerlo. A través de las encuestas que se llevan a cabo y, de forma más objetiva, enumerando los casos de corrupción abiertos así como las denuncias impuestas a particulares, empresas o instituciones.

También se hace hincapié en la dificultad que conlleva analizar un problema como es la corrupción. La incomodidad de hablar de un tema así en aspectos cotidianos como, por ejemplo, el pago de facturas sin IVA hace que la sociedad lo lleve con cierta clandestinidad. Al mismo tiempo, la corrupción es una de las cosas que más preocupa a la población española según el barómetro del CIS de febrero de este año, situándola en segunda posición detrás del paro.

barometro-cis-febrero-2016

Principales problemas para la población española según el barómetro del CIS de febrero de 2016 / Centro de Investigaciones Sociológicas

Inicios en España

La Historia de España comienza a hablar de corrupción con el reinado de Felipe III y su valido el duque de Lerma. De esta época destacan sucesos como el rápido ascenso del conde de Villalonga que logró hacerse con el poder de las secretarías de varios consejos, entre ellos, el de Inquisición y Estado; y la concesión de títulos por parte de  Rodrigo Calderón, un militar que llegó a ser conde y marqués.

Más tarde, con la regencia de María Cristina también hubo tráfico de influencias en la creación de líneas ferroviarias y, finalmente, en la Segunda República se dio un caso de corrupción como tal que acabó con la dimisión de Alejandro Lerroux como presidente del Gobierno. El escándalo del estraperlo, denominado así, consistió en introducir en España un juego de ruleta –prohibido en el país y cuyo acrónimo es straperlo- a cambio de repartirse los beneficios entre varios miembros del gobierno de los que destacaba Lerroux.

Al poco de destaparse esta trama, apareció el caso Nombela. Antonio Nombela era un funcionario que denunció ante las Cortes la indemnización que el Gobierno de Lerroux había dado a una compañía por un viaje que había sido cancelado. Nombela como funcionario se negó a dejarlo pasar y fue cesado. Un ejemplo de cómo intentar hacer lo correcto puede dejarte sin trabajo.

Con la llegada de la Guerra Civil y el Franquismo también llegó el mercado negro que se generalizó ante la imposición de las cartillas de racionamiento. En esta ocasión dentro del propio Gobierno de Franco la corrupción se había normalizado llegando a su punto más álgido al tener total impunidad.

Qué se considera corrupción

Lo normal es que cuando aparece en los medios de comunicación un caso de corrupción se anuncie así, como un caso de corrupción y ya después se detallen los delitos imputados. Lo cierto es que no existe un delito de corrupción como tal, sino que dicha palabra hace referencia a una práctica general, la de utilizar el poder para sacar beneficios mediante acciones de dudosa legalidad.

Dentro de este término, se encuentran la prevaricación urbanística (dar un trato de favor en construcciones públicas), malversación de fondos (mal uso del dinero público), cohecho (recurrir a sobornos), financiación ilegal de partidos (donaciones irregulares) y el tráfico de influencias (utilizar el poder de un puesto de trabajo para obtener tratos de preferencia).

Casos abiertos

El caso Gürtel quizá sea uno de los escándalos que más se ha extendido en el tiempo. Fue iniciado en 2009 e implica de forma directa al Partido Popular de Madrid y Valencia. Los acusados principales son Francisco Correa, Álvaro Pérez (El Bigotes), Antoine Sánchez y Pablo Crespo. Se les imputan delitos de blanqueo de capitales, cohecho, fraude y tráfico de influencias, entre otros. La acusación fue ampliándose llegando a imputar a Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana, o a Luis Bárcenas, extesorero del PP, quien a su vez lleva la contabilidad ilegal del partido.

Otro de los casos más sonados por su relación con la familia real es el caso Nóos por el cual la Infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín están imputados por delitos de corrupción. De igual forma continúan abiertas la trama de los ERE de Andalucía con Chaves y Griñán, el caso Bankia con Rodrigo Rato y las tarjetas black, el caso Pujol y la Púnica.

Posibles soluciones

Desde numerosos organismos se ha intentado llevar a cabo una labor de transparencia en los Ayuntamientos, los partidos políticos y toda institución relacionada con lo público. El propio Gobierno de Rajoy creó en 2013 la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno pero como afirmaba a El Norte de Castilla Luis Hernández, presidente de la Asociación de los Archiveros de Castilla y León, en Castilla y León no se es transparente. En la práctica, las universidades castellanas no brindan esa información, por poner un ejemplo.

Si a nivel regional ya se complican las tareas de transparencia, a nivel nacional toda dificultad crece. ¿Quizá se trate de un mal incrustado en los genes de nuestra sociedad?, ¿será la corrupción la máxima expresión de esa tentación que tenemos los españoles a coger todo aquello que se nos ofrece de forma gratuita?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s