Un Congreso de comedia

Diego Colinas Martínez

¿Recuerdan aquella serie? Esa que triunfó a principios de los 2000 y en la que participaban actores de la calidad de Fernando Tejero o Malena Alterio. Sí, “Aquí no hay quien viva”. Pues estamos de suerte. Ahora tenemos la versión 2.0. Y no, no es la que todos estamos pensado. El gran éxito de “La que se avecina” no es comparable al show que estamos viviendo en el Congreso de los Diputados.

Dicen que la realidad supera la ficción y lo estamos comprobando. Nuestro Cuesta particular continuará en el gobierno. Un señor al que todos piden que se vaya pero que resiste no se sabe como. Le lastra la mala elección de sus compañías. Su vecino de enfrente, Andrés, es un corrupto que se aprovecha de cualquier circunstancia para obtener beneficio. Pero ahí está Juan, aguantando el tirón.

Tal vez resista por el apoyo de otros vecinos. Uno de ellos es Lucía, del 3º A. Una chica de familia rica que pretende vivir como una joven de clase media. Parece coherente y cabal en su discurso pero, a la hora de la verdad, no sabe muy bien qué hacer y se contradice de forma constante.

Su ex, Roberto, lleva mucho tiempo en crisis y adopta habitualmente malas decisiones. La última de ellas parece que acabará con él. La abstención en favor del señor Cuesta le hundirá definitivamente. Ha pasado por muchas etapas hasta llegar aquí y su conflicto interno le ha impedido manejar la situación de otra manera.

Mauri, por su parte, nunca ha tenido voz ni voto. Ha intentado pactar con otros vecinos, pero su papel siempre ha quedado en un lugar secundario. Su opinión en las juntas vecinales nunca ha sido tomada en serio.

¿Falta alguien, verdad? No encontramos el papel que pueda representar Podemos por ninguna parte. Pero es que tampoco lo vemos en la realidad. La escuadra de Pablo Iglesias ha desaparecido del panorama político español. Siguen propagando aquello de “¡Váyase señor Cuesta!”, pero ahora nadie les escucha.

Así está la situación política actual. Una comedia que nos recuerda tiempos mejores. Aquellos en los que no había crisis ni recortes y sí trabajo y esperanza. Pero desgraciadamente la vida ya no es así y ni el señor Cuesta, ni Roberto ni Lucía nos ayudan a resolverlo. Necesitamos una política de verdad, una que ayude a los ciudadanos y no una pantomima como la que estamos viviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s