Educación, qué bonito nombre tienes

Raquel Chamorro

Pisoteada, descascarillada y sin rumbo, así se siente la pobre Educación. Ella es frágil, pero intenta sonreír todos los días para que no dejen de quererla, de respetarla, de seguir vinculados a ella. Ay, ¡qué complicado lo tiene la pobre Educación! Su vida es un completo desbarajuste que si LOMCE, que si 3+2, que si reválidas, que si sí, que si no…

El otro día, decenas de miles de amigos suyos decidieron protestar, salir a la calle para defender sus derechos. Sí, ya está bien de que la vapuleen y no tengan en cuenta que hay mucha gente a la que le afecta todo este trato a Educación, que ella es el pilar fundamental en la vida de todos los que la conocen y que su futuro depende de ella en gran medida.

España, esa es la gran detractora de nuestra querida amiga. Parece que el poder suscita unas ganas irrefrenables de hacer cualquier cambio en ella, por mínimo que sea. Ya no sé si de verdad piensan que por marearla más todo irá mejor o si lo hacen porque se divierten. Intentan que sea moderna, pero todos sabemos que nos encontramos con modelos de enseñanza anticuados, que premian la capacidad memorística de los estudiantes y que dejan a un lado el desarrollo de otras inteligencias.

Hasta ayer, habían puesto un nuevo badén en la vida de Educación: las reválidas, esos exámenes que era necesario aprobar en 4º de la ESO y 2º de Bachillerato para que el alumno pudiese seguir siendo su amigo. El presidente en funciones, Mariano Rajoy, hizo un anuncio ayer en la sesión de investidura: “Las reválidas no tendrán efectos académicos hasta que no se llegue al pacto nacional por la educación que propuse ayer (refiriéndose al miércoles)”.

¡Ojo! Hay que tener en cuenta los efectos secundarios, como con los medicamentos: esta declaración no implica que se supriman estos exámenes, pero sí que no será necesario aprobarlos para poder seguir estudiando… Entonces, ¿cuál es su finalidad? ¿quieren volver loco a todo el alumnado y a sus allegados?

La pobre Educación sigue desconsolada… Ya no sabe qué hacer para que se la trate como es debido. Muchos se llenan la boca hablando de ella “Educación esto”, “Educación lo otro”, “Educación, qué bonito nombre tienes”… pero todos la denigran y parece que, de momento, nadie va a ayudar a Educación a coger las riendas de su vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s