Cómo occidente demoniza a Rusia y a Bashar al-Ásad

Julen Camiñas Sandonís

Como llevamos observando los últimos meses, los medios españoles están realizado una gran cobertura de todo aquello relacionado con el conflicto sirio, desde la ‘crisis de los refugiados’ hasta los constantes bombardeos en Alepo. En todas estas informaciones se señala como culpables de esta situación al presidente sirio Bashar al-Ásad y a Rusia, pero esto no es más que una mera estrategia propagandística de los países occidentales para desprestigiarles y, así, lograr controlar la situación y conseguir un beneficio económico de ella.

Los medios nacionales se han posicionado con una de las partes implicadas en este conflicto, lo que supone una visión parcelada de lo que sucede en realidad. El llamado Observatorio Sirio de Derechos Humanos es la única fuente utilizada por nuestros medios, aunque cómo dice el doctor en Ciencias de la Información, Pablo Sapag, esta es una organización tapadera de la Hermandad Musulmana Siria, una organización islamista y terrorista que forma parte del conflicto, y posee una base en Londres donde se presenta como ONG a los países occidentales.

Uno de los principios de la propaganda de guerra es el de “el enemigo comete atrocidades”, y con este pretexto, el Observatorio Sirio proporciona informaciones a periódicos, como El Mundo, donde se les atribuye a al-Ásad y a Rusia masacres en escuelas, cuando estas informaciones no están contrastadas. Otro ejemplo de este tipo de propaganda fue la foto del niño Omran, donde se le mostraba desangrado tras un bombardeo del gobierno, pero que se demostró que era un montaje. Esta imagen fue difundida por los White Helmets, considerado en occidente un grupo de voluntariado de defensa civil, pero que esta organización está vinculada con al-Qaeda.

Si los países occidentales quisieran detener la guerra y poner medios eficaces para ello, podrían hacerlo, pero no lo hacen porque no les interesa. Nuestros países han aprovechado la ignorancia de la ciudadanía sobre Siria para engañarles y así justificar su intromisión en el conflicto. Pero ellos son los que abastecen a los grupos rebeldes con armamento, porque el negocio de las armas es mayor incluso que los beneficios que se podrían conseguir con el narcotráfico. Claro que todo esto queda justificado cuando los medios presentan a estos grupos como rebeldes ‘moderados’, pero como dijo una misionera que residió en Siria: “no hay oposición moderada si moderado es descuartizar a un cristiano”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s