Ante la duda… Investidura

Christopher Pariente Rodríguez

Para entender la situación de duda en la que se ve sumida España en la actualidad hemos de remontarnos un año atrás, cuando se acercaban las elecciones generales al gobierno del país (20-D) y, por primera vez en años, el bipartidismo se veía truncado con la aparición de dos nuevas fuerzas políticas: Ciudadanos y Podemos. Los hubo que pensaron que uno de estos dos partidos, o el ya consolidado Partido Socialista conseguirían terminan con la nefasta gestión de Mariano Rajoy. Nada más lejos de la realidad.

Parece que ni siquiera la pugna ante las cámaras ha sido suficiente. Y es que resultaba difícil discernir si los debates emitidos en televisión servían para que cada dirigente nos presentase el programa político de su partido o eran más bien intentos de hacernos ver cuál de todos los candidatos era el más mediático de todos. Fueron partícipes del juego “a ver quién la tiene más larga”. Nuestro excelentísimo señor presidente, en funciones, incluso estaba escudado tras las espaldas de su manita derecha Soraya Sáenz de Santamaría.

Como las primeras fueron un desastre, decidimos realizar unas segundas elecciones, pero siguiendo con el mismo método. Ahora bien, si se quería formar gobierno se necesitaba una coalición entre los partidos.

Ese «muchacho joven», Albert Rivera, que no es Rajoy pero cuyas ideas no distan de ser muy parecidas no quiso pactar con nadie hasta que se vio obligado a regresar con el rabo entre las piernas. Pedro Sánchez, la cara bonita del gobierno, se ha visto obligado a retirarse de su cargo como secretario general del PSOE. Y Pablo Iglesias, que quiere hacer de España una república bananera,  decidió unirse a Izquierda Unida bajo un nombre tan optimista como es Unidos-Podemos. ¿Qué diferencia hubo en los resultados? Apenas ninguno, señores.

Cuatro meses de incertidumbre hemos tenido que vivir para que se tome una decisión; una verdadera. Organizar terceros comicios mientras nuestro señor Jesucristo estaba naciendo no le resultaba factible a la ciudadanía. Ahora el Partido Socialista ha decidido abstenerse y este fin de semana se investirá presidente a Mariano Rajoy para guiarnos en otros cuatro años de corrupción y malestar. Por eso me permito hacer gala del uso de la paráfrasis, para explicar la situación a la que España se enfrenta esta semana, con una nueva versión de un refrán popular. Dice así: Ante la duda…¡Investidura!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s