Si Pablo Iglesias levantara la cabeza…

El pasado domingo día 23, el Partido Socialista Obrero Español enterró la ‘S’ de Socialista y la ‘O’ de Obrero de sus siglas. El comité federal del partido hizo caso omiso a su militancia para dar el gobierno a Mariano Rajoy. El ‘No’ rotundo de los socialistas se ha convertido en un ‘bueno, va’ que disgusta a sus votantes y a sus principios. Seguro que a Pablo Iglesias no le gustaría ver como su partido da ‘gratis’ la llave del gobierno a un partido de derechas.

¿Cuáles son los motivos que han llevado al partido socialista a dar la abstención a Rajoy? Nadie los sabe a ciencia cierta. Quizás sea el miedo a una debacle aún mayor en unas terceras elecciones. O tal vez el temor a ser superados por Unidos Podemos. También cabe la posibilidad de que han abandonado su histórica posición en la izquierda para pasarse al centro.

Estamos ante un hecho histórico. Pero no sólo por ser la primera vez, sino también por ser quizás la última. La gente olvida pero no perdona y esta jugada le puede salir cara al PSOE. Aún quedan mucho para las siguientes elecciones (salvo sorpresa monumental el sábado) pero los votantes socialistas están muy descontentos con la decisión de su partido y su voto puede variar.

La decisión de unos pocos ha decidido llevar al abismo un partido de gran historia en España. Su existencia pende de un hilo y la ruptura interna es clara. La división entre los barones andaluces, partidarios de la abstención (que casualidad que el grupo socialista más corrupto aprueben el gobierno de Rajoy, por qué será…), y los catalanes, reiteran su negativa a Rajoy, es un hecho.

Parece que los socialistas que defendieron durante un año el ‘no’ y que ahora se pasan a la abstención han tomado como suya una frase de Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros.” ¿Pero quién asegura que esos principios no vuelvan a variar en el futuro? Las futuras primarias del PSOE puede volver a variar el camino a seguir de un partido que ha perdido su identidad.

El Partido Socialista es un barco a la deriva. Su futuro es incierto. Incluso su presente se siembra de dudas. Si Pablo Iglesias levantara la cabeza y viera el panorama actual… se moriría del susto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s