La tómbola educativa

LAURA PINTADO PÉREZ

Legislatura tras legislatura vemos como el Gobierno implanta leyes educativas como si de una tómbola se tratara, ¿qué ley saldrá en esta feria, perdón, legislatura?


Nos plantamos en noviembre y tanto los profesores como alumnos no saben a qué sistema educativo se van a enfrentar a final de año. Es una de las múltiples consecuencias de continuar con un Gobierno en funciones que se alarga ya 300 días. Pero vayamos no sólo a eso, sino a las consecuencias de una Ley Orgánica aprobada por decreto donde la opinión del resto de fuerzas políticas no se ha escuchado.

Es una ley descrita por profesionales del ámbito, como  un sistema en el cual solo se habla de competitividad, de criterios de evaluación y de cosas cuantificables en la ley, en vez de hablar del proceso educativo y del aprendizaje como tal, solo se miden resultados.

Pienso que legislatura tras legislatura los partidos juegan una lucha de egos en la que los únicos perjudicados somos los ciudadanos y en este asunto en concreto los estudiantes, aquellos que en unos años van a ser la sociedad activa del país. Sabrán estudiar para exámenes y mucha gramática inglesa pero no sabrán resolver problemas o salir fuera del país y envolverse en una lengua que no sea la patria.

Oigo un eco muy americano donde nos creeremos el ombligo del mundo pero el resto del mundo nos verá como auténticos ineptos y no nos lo dirá porque tendrán más educación que nosotros.

Añoro un país donde lo importante no sea discutir con la oposición por el simple hecho de ser del contrario, el país pide a gritos políticos comprometidos y que busquen el bien de los ciudadanos. Yo nací en democracia pero añoro a esa banda de locos que lucharon por la democracia y la constitución, allí se dieron cabida todo tipo de pensamientos contrarios pero había un bien común: España. Eso es lo que rogamos, que los Gobiernos velen por nuestros intereses aunque en alguna ocasión dejen su ego en casa.

Están jugando con el futuro de niños sin poder de decisión, no podemos estar cambiando de sistemas cada dos por tres y con ello todos los libros, sumándole a este proceso el gasto económico anual de las familias españolas. Es un cómputo de razones por la cual debemos de dejar de ser espectadores pasivos y luchar por nuestro país y nuestro futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s