“Hong Kong no es china”, un grito ahogado

Sara del Castillo Hervada

Hong Kong está constipado y China no quiere que se lo contagie al resto de sus dominios. El pasado septiembre entró aire fresco en el Parlamento hongkonés. Una nueva generación prodemócrata llegó pisando fuerte, pero no dejan de tropezarse. O de recibir zancadillas, más bien. Es la tercera vez que Sixtus Leung y Yau Wai-Ching no pueden jurar su cargo como diputados porque no comulgan con la idea de seguir atados al país mandarín. Tampoco están conformes con el régimen y piden democracia. La todopoderosa China hizo lo que cualquier totalitarismo haría: exigir silencio, y Hong Kong cumplió.

Dicen que a la tercera va la vencida, pero para Sixtus Leung y Yau Wai-Ching no ha sido así. Otro intento fallido, esta vez con expulsión de la Cámara incluida. Aunque hace dos semanas sí pudieron jurarlo, se les invalidó. Él tenía una bandera que rezaba ‘Hong Kong no es China’; ella aludió a la Región Administrativa Especial de la Reputa Popular de China. En la tercera tentativa y pese al mandato de irse, ellos no se movieron. Se quedaron ahí, luchando como ya lo hicieron en el movimiento que arrojó luz sobre las tinieblas comunistas.

Sus ideas se terminaron de forjar con la ‘Revolución de los Paraguas’, que estalló en 2014 por una resolución emitida por el Gobierno chino como detonante. Según ella, quedaban limitados aquellos que podían presentarse a las elecciones de Hong Kong en 2017. El objetivo estaba claro, cortar el paso a los no afines al régimen.

Al igual que Gran Bretaña, su ex metrópoli, quieren la autonomía, y al igual que allí, ha habido una votación; en este caso unas elecciones legislativas —con récord de participación echando la vista atrás en el país—. Seis activistas conseguían el pase para entrar en la Cámara, pero el camino iba a ser mucho más pedregoso de lo que pensaban, o quizá ya lo sabían. Si es lo último, bravo; porque como dijo Robert Anthony, lo contrario de la valentía no es la cobardía, sino la conformidad.

¡Qué osados! ¿No ven que las llamas del dragón chino les pueden quemar? Tal vez, pero también puede ser que, como en las mejores historias, alguien venza al monstruo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s