Abstención léxica

Clara Arias

De todas las palabras recogidas en el diccionario de la Real Academia Española, la más difícil de pronunciar para Susana Díaz parece ser que es abstención. Esternocleidomastoideo es lírica para la presidenta de Andalucía. De ella, tónica y aguda a la vez, no se escuchó hablar, explícitamente, ni una sola vez a Susana Díez durante el Comité Federal celebrado el pasado domingo, donde finalmente se posicionó a favor de facilitar la investidura de Mariano Rajoy.

El catálogo de sinónimos no es breve entre los políticos. Con tal de rehuir de una palabra remueven la capital de Italia con el destino del Camino de Santiago. Pero Susana Díaz no ha sido la primera en secundar la abstención léxica. Otros miembros del PSOE y el verbo abstenerse. Zapatero y crisis. Rajoy y rescate. Eufemismos que no remiten la verdad de los hechos.

La presidenta de Andalucía empleó su turno de palabra en el Comité Federal del PSOE para convencer a sus compañeros del “tiempo que habían gastado en demonizar a unos compañeros contra otros”. Una locuaz intervención donde finalmente se pudo deducir su postura. Sí a la abstención.  Oratoria que se resume en tres sílabas.

Si un sinónimo es una palabra que respecto a otra tiene el mismo significado, qué es lo que impide a los políticos emplear el término exacto. Aquel que simplifica la comprensión ciudadana y ajusta la maquetación periodística. Porque por mucho que intenten esquivar palabras, acabarán por toparse con la realidad. Sorpresa. Distinto concepto, mismo significado.

Puede que sea la presión popular la que clame la articulación de determinadas palabras. Términos que no escondan ningún tipo de confusión.  Sin embargo, parece que es el miedo el que acecha al político. Temor por complacer oídos antagónicos.

El nuevo juego del tablero político español será el Tabú. Ese juego en el que tenías que definir una palabra sin poder emplear otras claves. Estrategia aceptada también por Susana Díaz. Aunque alguno de ellos aún no se han dado cuenta que por muchas definiciones que den, el punto siempre se apunta al que logra adivinar el término. Pero cuidado, nunca se puede emplear la misma palabra para definir un objeto. Un plato es un plato y un vaso es un vaso no se vale.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s