Recortes, deudas y menos afiliación: el drama sindical de la crisis

VALLADOLID| DIEGO GARCÍA ALONSO, PATRICIA TABARÉS MARTÍN.

La crisis económica ha golpeado con fuerza en multitud de aspectos de la vida cotidiana. Tampoco los sindicatos mayoritarios han podido evadir su envite: CCOO pierde una parte de su financiación estatal, mientras que UGT sufre una fuga constante de afiliados.

La actividad sindical se ve respaldada principalmente por dos vías de ingresos económicos: las cuotas de los afiliados y las subvenciones recibidas por parte del Estado. En el caso de los afiliados, la cuota a abonar es similar tanto en CCOO como en UGT, los dos sindicatos mayoritarios, aunque depende de si se trata de la cuota general o de una de carácter especial. Las cuotas generales suponen una cuantía mensual de 11 € en ambos sindicatos. En cuanto a las cuotas especiales, se abarcan diferentes situaciones laborales, desde el desempleo hasta la jubilación. Ambos grupos poseen propuestas diferentes con cuotas variadas. 

Por otra parte, las subvenciones estatales se corresponden con una porción fundamental de la financiación de estos organismos. Siempre ha existido polémica en torno a si los sindicatos deben o no ser subvencionados por el Estado. No obstante, la razón de que esto se produzca se encuentra en el artículo 28 de la Constitución Española, que regula el derecho a la libre sindicalización, es decir, a afiliarse y a crear sindicatos. Es la obligación del Estado garantizar el cumplimiento de la Constitución. Además, los sindicatos prestan un servicio a todos los trabajadores del país, a las empresas y a la sociedad en general, no solo a los afiliados a los mismos. En palabras de Luis Fernández, secretario general de Organización y Comunicación en CCOO: los sindicatos son “un importante elemento de combate en las empresas”.

Otra tercera vía de financiación, aunque de carácter indirecto, son los cursos de formación o los ingresos por representación. El Gobierno retiró el monopolio de los cursos formativos a los sindicatos y a la patronal en marzo de 2015 mediante un Decreto-Ley, que reforma la formación profesional. De esta manera, sindicatos y empresas pueden participar conjuntamente en la planificación de cursos formativos, pero no gestionarlos. En el caso de que los sindicatos participen en su organización, recibirán una aportación económica. El Ejecutivo aseguraba que se trataba de una medida para evitar nuevos casos de corrupción.  

Ingresos de los sindicatos mayoritarios.

Los ingresos de CCOO (pdf) llegaron a 25 580 393 € en 2013, de donde casi 14 millones se correspondían con cuotas de afiliados. El resto del montante llegaba a través de subvenciones estatales (9 076 015 €), ingresos de explotación (2 920 989 €), operaciones internas (2 619 931 €), prestaciones de servicios (173 718 €) e ingresos de asesoría jurídica (89 710 €), principalmente. Los beneficios de la formación encabezada por Ignacio Fernández Toxo disminuyeron en 2014. La razón principal de esta pérdida fue la menor contribución del Estado a la ayuda de los sindicatos, con 7 614 821 €. También, en ese mismo periodo, bajaron los ingresos de UGT (pdf), de 25 237 985 € a 23 163 000 € pero, a diferencia de CCOO, en UGT la bajada se produjo principalmente por la importante disminución de afiliados y, consecuentemente, de esa cuota que sostiene tradicionalmente gran parte de las arcas de la organización. Hasta 1 308 787 € perdió UGT en 2014 por esta causa.

Ingresos CCOO en el 2014

Principales métodos de financiación de CCOO en 2014. / Diego García Alonso.

Modelos de financiación de UGT.

Principales métodos de financiación del sindicato UGT en 2014. /Diego García Alonso.

 

Menos afiliados en los sindicatos desde 2010

La crisis de confianza que experimenta la población en torno a la clase política ha afectado también a los sindicatos, cuya función de representación de los trabajadores se ha visto empañada en los últimos años por casos de corrupción. Esta mala representación sumada al panorama de crisis económica, que ha condicionado el apoyo económico proveniente de los trabajadores ligados a estos colectivos, ha supuesto una disminución progresiva de número de afiliados. UGT es una clara muestra de ello. Tras alcanzar su máximo en 2010 con 1 209 651 personas afiliadas al sindicato, esta cifra ha ido disminuyendo año tras año hasta los 1 057 700 afiliados contabilizados en 2014. “Muchos trabajadores, ante una situación de despidos como la actual, han priorizado los gastos de su familia y se han dado de baja de los sindicatos porque creen que pueden prescindir de una cuota mensual”, afirma el Secretario Provincial de UGT en León, Manuel Mayo. La bajada de la afiliación no obedece, sin embargo, a la desconfianza en los sindicatos, según Mayo, que asegura que muchos trabajadores que no están afiliados siguen acudiendo “a recibir información y a pedir que se realicen movilizaciones y concentraciones en sus empresas”.

Gastos de los sindicatos

La reducción de las ayudas estatales y la huida de los afiliados no impiden que las organizaciones sindicales continúen teniendo gastos que afrontar. En particular, CCOO contó con unos gastos totales de 24 709 702 € en 2014. Estos pagos se corresponden con tres grandes bloques diferentes. en primer lugar se encuentran los gastos de personal, que constituyen 8 279 275 €, en total: 6 493 301 de ellos se emplean para hacer frente a los salarios, mientras que la cantidad restante, 1 786 574 en cargas sociales.  El segundo de los apartados hace referencia a otros gastos de explotación y supone un coste total de 16 176 837 €. La mayor parte de esta cantidad se invierte en operaciones internas, 8 192 5771 €; y en la contratación servicios exteriores, 7 547 626 €. El tercer campo en el que se emplea el dinero de CCOO es en las amortizaciones del inmovilizado, es decir, en el pago de deudas. En esta ocasión la cantidad asciende a 252 988 €. No obstante, CCOO saldó el año 2014 con un resultado final positivo: 239 530 €.

Por otro lado, UGT hizo frente a un gasto total de 24 442 000 € en el mismo periodo. La organización divide sus gastos en cuatro apartados diferentes. El primero de ellos se corresponde con las diferentes actividades que realiza el sindicato y que supone un importe de 11 304 000€ entre aportaciones realizadas a diferentes organismos, 9 554 000 €) y las actividades propias realizadas por la Comisión Ejecutiva Confederal (CEC) de UGT. El segundo de los apartados hace alusión a los gastos de personal; la cantidad asciende a los    7 236 000 €. El tercero se refiere a los gastos de mantenimiento y servicios exteriores. El gasto total en esta materia alcanza los 5 349 000 €. La mayor parte de esta cantidad se invierte en el mantenimiento de edificios, alrededor de 2 300 000€; servicios externos, unos    1 400 000 €; y seguros, también de los afiliados, que suponen cerca de 1 500 000 €. Por último, el cuarto apartado menciona otros gastos de la organización como son los financieros o los préstamos y provisiones: en total 552 000 €. Al contrario que CCOO, el sindicato UGT no termina el periodo 2014 con cifras positivas, sino que debe una cantidad de 1 279 000 €.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s