La irrupción del voto fragmentado en Valladolid

El panorama político actual difiere a lo que la sociedad española, especialmente los votantes, están acostumbrados. El surgimiento de estos partidos se dio en el año 2013. Este año está marcado por el inicio de una nueva época política en la que el bipartidismo se vio afectado y el voto comenzó a fragmentarse. Las elecciones al Parlamento Europeo fueron la primera muestra de ello (Podemos 5 eurodiputados). Dos años más tarde la geografía española es el fiel reflejo de esta nueva situación.

Las elecciones municipales de mayo de este año otorgaron Ayuntamientos históricamente del bipartidismo a nuevos partidos, como el caso de la ciudad de Madrid (Ahora Madrid) o Barcelona (Barcelona en Común). En el caso de Valladolid, una ciudad tradicionalmente gobernada por el Partido Popular, vio cómo su Ayuntamiento cambiaba de manos. León de la Riva perdía la alcaldía después de una coalición entre el PSOE de Óscar Puente y Valladolid Toma la Palabra de Manuel Saravia, con los votos a favor de Sí Se Puede. El voto fragmentado se hace visible y el Ayuntamiento de la ciudad cuenta así con la representación de 5 partidos (PP, PSOE, Valladolid Toma la Palabra, Sí Se Puede y Ciudadanos), por el contrario de los 3 que formaban parte en la anterior legislatura (PP, PSOE e IU). Estos nuevos partidos, Ciudadanos y Valladolid Toma la Palabra, irrumpen con fuerza en estas elecciones consiguiendo concejales por delante de otros partidos históricos como UPyD, en total consiguieron 35035 votos entre ambos, muy por encima de los 2726 de UPyD. Así, el consorcio está formado por 12 concejales del PP, 8 del PSOE, 4 de Valladolid Toma la Palabra, 3 de Sí se Puede y 2 de Ciudadanos, muy lejanos a los 17 del Partido Popular, 9 del PSOE y 3 de Izquierda Unida de las elecciones de 2011.

Fuente Ayuntamiento de Valladolid

Fuente Ayuntamiento de Valladolid

En las elecciones del año 2011, también en mayo, los resultados fueron distintos a los de las últimas elecciones. Por aquel entonces, el Partido Popular obtuvo más de la mitad de los votos a candidaturas, exactamente el 51’71%, seguido por un 27’73% del PSOE y un 10’80% de IU. Unos resultados que venían siendo los habituales en las elecciones municipales vallisoletanas, siempre a la cabeza los de la gaviota. El 2011 fue un año de gran revuelo a nivel estatal, el hasta entonces Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, adelantó las elecciones después de diversos traspiés en su mandato, para finales de ese mismo año, lo que depararía un nuevo cambio a nivel nacional de la política.

El descontento generalizado por la crisis económica y el surgimiento de movimientos sociales como el 15M, repercutieron a la hora de votar en Valladolid. El PP ganó el 52% de los votos escrutados y los votantes del PSOE descendieron. Tan solo logró el 29% de los votos. Ese año IU mejoró mucho sus resultados respecto al año anterior con el 9% de los votos. Al igual que UPyD que consiguió el 8%. Ese año, el bipartidismo volvió a triunfar en la provincia de Valladolid y, al igual que en la legislatura anterior, el PP contó en el Congreso con Miguel Ángel Cortes, Tomás Burgos y Arenales Serrano; Soraya Rodríguez y Mario Bedera fueron quienes representaron al PSOE por Valladolid.

El bipartidismo siempre ha sido una de las opciones preferidas por los vallisoletanos en las elecciones generales. Algo que se ha reflejado a lo largo del tiempo. En 2008, el PSOE volvió a ganar las elecciones generales. Sin embargo, el partido que tuvo más votos en Valladolid fue el PP con el 48 % de los votos, un 4% más que el PSOE. Al contrario que otros partidos, como IU y UPyD, que tan solo consiguieron el 4% y 2%, respectivamente. Por lo que, los dos partidos mayoritarios fueron los únicos que obtuvieron escaños para el Congreso. Tres para el PP, con Miguel Ángel Cortes como cabeza de lista y también Tomás Burgos y Ana Torme; y dos para el PSOE, con Jesús Quijano y Soraya Rodríguez.

Fuente Ayuntamiento de Valladolid

Fuente Ayuntamiento de Valladolid

Los resultados electorales de las elecciones generales de esos dos años reflejan cómo se ha ido variando en su intención de voto en la ciudad de Valladolid. En 2008, la ciudadanía tenía casi como únicas opciones votar al PSOE y PP. Sin embargo, las de 2011 muestran como los vallisoletanos han variado en su voto; estos dos partidos ya no entraban con tanta fuerza en el Congreso y otros como IU y UPyD conseguían aumentar su voto entre la población vallisoletana, aunque no consiguieron representación en la Cámara.

La aparición de los nuevos partidos, adaptados a las nuevas tecnologías y conscientes de los cambios sociales vividos hasta ahora, provocan que parte de la población deje de lado la vieja política y se decante por abrir su voto a partidos emergentes. El bipartidismo en Valladolid ha ido viendo como su fuerza disminuía con la aparición de los nuevos partidos y el paso del tiempo, tanto en las elecciones municipales como en las generales. La sociedad reclama cambios a nivel estatal, y en Valladolid no iba a ser menos. El voto fragmentado coge impulso para plantarle cara al PP y PSOE, lo que provoca que los partidos se enfrenten a unas elecciones muy abiertas, algo que puede terminar con el bipartidismo en Valladolid de cara a las próximas elecciones generales del 20 de diciembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s