Valladolid “Toma la Palabra” para hablar de recortes presupuestarios

asamblea valladolid toma la palabra

VALLADOLID – Marta Velasco y Marcos Lorenzo

La bajada en la recaudación y las deudas contraídas por el anterior gobierno, lastran las posibilidades de implementar medidas de carácter social a nivel municipal. Este argumento presentan todos los miembros de la coalición de izquierdas (PSOE, Valladolid Toma la Palabra, Sí Se Puede), mientras buscan mantener un compromiso entre los recortes y la inversión. Pero la formación apoyada por Izquierda Unida-EQUO y sus concejales, dicen sufrir estas circunstancias de manera especial.

Ante el próximo pleno del Ayuntamiento de Valladolid, los miembros del grupo municipal liderado por Manuel Saravia se reunieron en el Centro Cívico de La Pilarica. Allí, tras bajar del escenario (se sintieron demasiado lejos de sus compañeros como para realizar el acto desde ahí) y escuchar unas estrofas de poesía, los tres concejales de la formación (Saravia, Alberto Bustos y María Sánchez) presentaron lo trabajado en el consistorio en las últimas semanas acompañados de Rosalba Fonteriz.

No han pasado ni cinco meses desde que el Ayuntamiento de Valladolid pasara de manos populares a una inédita coalición tripartita. Un plazo que para algunos conciudadanos ya debería ser sinónimo de cambios profundos. Sin embargo, una piedra muy grande se yergue delante del camino de todas las concejalías, o al menos eso dicen las principales figuras de Valladolid Toma la Palabra. Ese pétreo obstáculo es la falta de fondos. Una escasez causada, en palabras de su líder, por la reducida recaudación y los pagos ya comprometidos.

El teniente de alcalde y concejal de urbanismo, ejemplificó las dificultades económicas con las asociadas a su campo de actuación: “Pedimos unos 22 millones, y se queda en 14, comprometidos en su mayoría”. Para una mayor comprensión por parte de sus socios de grupo, Saravia habló de lo que urbanismo gastó en años anteriores. 46 millones de euros en 2014 (25 a la práctica, tras matizar que 21 eran para las obras del Zambrana) y 16 millones en 2015, con una importante bajada del gasto corriente. El tono de Saravia denotaba desazón por la reducida capacidad de maniobra en lo económico.

Saravia y Rosalba Fonteriz con gesto pensativo, durante la asamblea de VTP

Tras él intervino María Sánchez, concejala de medioambiente. Sánchez no pudo aclarar el presupuesto de su concejalía, ya que aún se desconoce su techo de gasto. No obstante, precisó otras sumas, como la que dejará de ingresar el consistorio por la eliminación de la tasa de basuras. Esta asciende a más de nueve millones de euros. Por otra parte, comentó a sus colegas de grupo que medioambiente recupera algunas competencias. Es el caso de la gestión del agua y las obras del Mercado del Val.

Más tarde fue turno para el concejal de juventud, deportes y participación ciudadana; Alberto Bustos. Entre las mediadas anunciadas que podemos destacar dentro de su competencia encontramos: reformas de los centros cívicos en mal estado (ejemplo del centro San Pedro Regalado), un aumento del 15% a las subvenciones para asociaciones de jóvenes. Estas habían perdido durante los años de crisis un 50% de las aportaciones, lo que hacía necesario un impulso de refuerzo.

En el apartado de deportes, Bustos anunció un cambio drástico en la distribución de ayudas. El deporte de élite las verá reducidas en un 35% aproximadamente, dinero que se transferirá a financiar el deporte base. Con esta medida, el concejal quiere popularizar la actividad física. En este terreno también se sitúa el plan para aumentar las pistas deportivas gratuitas en la ciudad.

Una vez intervinieron los tres concejales, era la hora de que participaran los miembros del grupo municipal. El primero en intervenir recriminó que no hubiera más información sobre la distribución de los gastos en las áreas dirigidas por otros grupos, así como la falta de vías de participación ciudadana para los presupuestos. Saravia no replicó con precisión. Tan solo señaló las prioridades del Partido Socialista: recortes moderados e impulso del empleo. Respecto a la participación de los habitantes del municipio en la elaboración de las cuentas, quiso hacer una advertencia sobre “la peligrosidad de no poder cumplir nada de lo propuesto”. Pero sí añadió que hay una propuesta para utilizar los remanentes de tesorería de manera participativa.

Otros miembros introdujeron temas sobre la mujer, la movilidad de los mayores, las obras del nuevo Centro Cívico de La Victoria, la comunicación entre grupos municipales o el aumento selectivo del IBI. En relación al impuesto que más dinero proporciona al Ayuntamiento, hubo quejas por la falta de celeridad en la aplicación de una subida a las propiedades más valiosas. Una medida presente en el programa del partido, pero que todavía está estudiándose.

Las explicaciones de los dirigentes del partido vallisoletano no parecieron contentar a todos, lo que provocó más de una contrarréplica. No obstante, el ambiente participativo y abierto es lo que Saravia y los suyos dicen querer. Parece que todavía es pronto para juzgar a la coalición triartita y sus miembros. Muchos votantes han depositado su confianza en este nuevo gobierno, por lo que Valladolid Toma la Palabra tendrá que estar a la altura de las expectativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s