Pues un aplauso, ¿no?

Crónica: Rebeca García Mijares y Lucía Garrido

La gente se amontonaba a las puertas del Teatro Municipal Canterac, en el barrio de las Delicias. Cinco minutos antes de que el equipo del Partido Socialista diese comienzo al acto, ya era imposible encontrar asiento. Los ciudadanos esperaban en la entrada, impacientes y molestos ante la impotencia de no poder ni ver ni escuchar al representante del PSOE.

Los ciudadanos, a las puertas del Teatro Municipal Canterac

Los ciudadanos, a las puertas del Teatro Municipal Canterac

El primero en intervenir fue Oscar Puente, alcalde de Valladolid. Sin embargo, el abarrotamiento, debido al reducido espacio, hacía imposible escuchar nada. A pesar de que la organización decidiese instalar un altavoz en el hall del teatro, no fue hasta las siete y media cuando, con la incorporacióOscar Puenten de dos altavoces adicionales, las condiciones acústicas empezaron a ser favorables.

Durante su intervención, el alcalde de Valladolid planteó a
nte los ciudadanos que el Partido Socialista es la única solución viable para España: “Ahí está la respuesta a sus problemas, ahí está la respuesta a sus necesidades”. Tras dar la bienvenida a la ciudad a Pedro Sánchez, se dirigió a él, ni corto ni perezoso, para aconsejarle sobre cómo gobernar. “Te voy a decir cómo hay que gobernar un país: como estamos gobernando Valladolid, con el diálogo”, le dijo al líder del partido.

“La historia del barrio de las Delicias puede ser la historia del PSOE”

“La historia del barrio de las Delicias puede ser la historia del PSOE”

La secretaria del partido, Soraya Rodríguez, alegre de estar de vuelta en su barrio, las Delicias, comenzó su intervención de una forma exaltada, emocionada, animada, y cercana. “La historia del barrio de las Delicias puede ser la historia del PSOE”, dijo, comparando los inicios obreros de ambos. Se mostró indignada ante los casos de asesinato a mujeres que se han producido en los últimos días, tras la marcha contra la violencia de género: “No va a haber oxígeno para ellos en este país”. La gente estallaba en aplausos.

La intervención de Luis Tudanca, secretario general de Castilla y León, fue mucho más agresiva que las anteriores. Lejos de defender a su propio partido, se centró en insultar y desacreditar al Partido Popular, tildándolos de repugnantes y vergonzosos. “Nos ha hecho mucho daño con su ideología, es un radical”, comentaba sobre el presidente del gobierno. “Mariano nos visita, Luis Tudancano como el turrón en Navidad, pero sí de campaña en campaña”, argumenta para referirse al acto que presidió esa misma mañana Mariano Rajoy en la provincia de León. El presidente de la Junta de Castilla y León tampoco salió impune ante su irónico discurso: “Es un día histórico, Vicente Herrera ha salido de su despacho para reunirse con el jefe”.

El acto se cerró con la intervención del protagonista de la tarde. Pedro Sánchez subió al escenario con su reluciente sonrisa, encandilando a una gran parte del público. “Qué guapo es”, comentaban algunas de las asistentes.

Pedro Sánchez junto al equipo socialista

Tampoco tardó en ganarse al resto del público, prometiendo que volverá a Valladolid antes de las elecciones del 20-D, para que todos los que se habían quedado fuera pudieran estar más cerca de él.

Sin embargo, pronto decidió seguir la misma línea del discurso de Tudanca, insultando no sólo al Presidente del Gobierno, sino a todo el partido en general. Tachó a Mariano de “maestro del eufemismo”. Se dirigió a él directamente: “Usted, señor Rajoy, es un fracaso”. “Cuatro años más de Rajoy es una apelación al masoquismo”, explicaba Pedro Sánchez a los asistentes.

“Somos grandes porque somos humildes, miramos hacia atrás con orgullo”

“Somos grandes porque somos humildes, miramos hacia atrás con orgullo”

Pero, por su parte, no sólo hubo insultos hacia los populares. El candidato a la presidencia del gobierno regalaba el oído a los asistentes con un discurso lleno de promesas. La ley mordaza, los copagos, la ley del aborto o la unidad de España fueron los temas en los que mprotagonistas: “Tenemos un mes lleno de derogaciones, qué le hacemos, eso es lo que nos diferencia del Partido Popular”.

Tampoco se quedó corto echándole flores al partido: “Somos grandes porque somos humildes, miramos hacia atrás con orgullo”. Se palpaba el miedo a los nuevos partidos, que pisan con fuerza para el 20-D. Casi no oímos hablar de Ciudadanos, que les va pisando los talones, y la única alusión a Podemos y a Izquierda Unida fue hablando de una “izquierda dividida”, sin ni siquiera llegar a mencionarlos.

No es de extrañar que después de todas las cosas bonitas que nos contó Pedro Sánchez, la gente se marchara del Teatro Municipal Canterac, en el barrio de Las Delicias, totalmente encandilada. Pues un aplauso, ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s