Las trincheras de la tribuna

Los miembros de la plataforma de Afectados por la Hepatitis C escuchan la intervención de su portavoz en el pleno.

Los miembros de la plataforma de Afectados por la Hepatitis C escuchan la intervención de su portavoz en el pleno.

Muy de vez en cuando, varios los políticos de los distintos grupos municipales alzaban la vista al cielo. Entre revisar sus pliegos estériles y consultar con asiduidad con sus teléfonos inteligentes, contraespiaban  los ojos atentos que desde la tribuna del Ayuntamiento de Valladolid vigilaban la sesión ordinaria del pleno. Eran las 10 de la mañana del martes 10 de noviembre de 2015 y los ánimos de los asistentes a la sesión ordinario del pleno todavía se tomaban el primer y aclarador café de la mañana, recién levantados de sus camas.

Entonces aparecieron, más o menos al mismo tiempo en que se acababa la votación sobre la moción del grupo Toma la Palabra sobre el autoconsumo energético. Era unas 15 personas, de varias edades y de los dos géneros, que portaban en sus camisetas, a forma de estandartes, los colores rojo y blanco: los del color escarlata eran afectados por la Hepatitis C, mientras que los del tono níveo llevaban serigrafiado en sus ropas “Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid“. Las tribunas ya estaban preparadas para convertirse en trincheras y presentar particular batalla.

Los representantes de Valladolid Toma la Palabra y Si Se Puede Valladolid.

Los representantes de Valladolid Toma la Palabra y Si Se Puede Valladolid.

Del cielo al que los concejales miraban de vez en cuando llovieron de repente copiosos aplausos. Uno de los miembros de la plataforma de Afectados de la Hepatitis C intervino en el pleno para presentar la moción de varios grupos parlamentarios (Sí Se Puede Valladolid, Valladolid Toma la Palabra, Socialista-PSOE y Ciudadanos ) que exigía un nuevo plan para la erradicación de la enfermedad. Las siguientes intervenciones de los grupos municipales sucedieron casi sin interrupciones, hasta que el concejal del PP, Carlos Fernández, tomó la palabra. Su intervención agitó enormemente las trincheras de las tribunas y provocó un aluvión de gritos, risas y abucheos; aunque él mismo admitió que “es verdad que si las administraciones no tenemos el estímulo, actuamos con lentitud”. La moción fue finalmente aprobada en su totalidad, no sin cierta oposición de los populares.

Sin embargo, las trincheras no se habían vaciado todavía de luchadores y se daría en la siguiente moción un proceso similar. Otra ciudadana, portavoz de la “Plataforma en Defensa por la Sanidad Pública” se personó en el pleno y presentó una moción para construir un nuevo centro de salud en La Magdalena. Y otra vez más se lanzaron en debate los trastos los grupos municipales, mientras Carlos Fernández, por parte del PP, justificaba el retraso de la construcción del centro de salud con un discurso que sonaba habitual: la crisis económica, la incompetencia de la oposición y la herencia recibida de Zapatero. A pesar de las discusiones y la bulla montada por los espectadores, la moción también quedó aprobada y tanto los de abajo en el pleno, como los de arriba en las gradas, salieron en estampida a disfrutar de quizás no tan merecido receso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s