La fuerza de la Marea arrastra al Partido Popular

El gobierno local cuenta con el apoyo de BNG y PSOE y rechaza el proyecto de ampliación de Alfonso Molina propuesto por Fomento y apoyado por el PP

Diana Rodríguez / Israel Remuiñán

El pleno del pasado lunes no arrancó como de costumbre. Catorce minutos en silencio, en pie y con las miradas de los gobernantes perdidas en los rincones de María Pita. Un minuto por cada mujer asesinada a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año y un guiño al día contra la violencia machista. El mudo cuarto de hora terminó con aplausos de todas las bancadas sin distinción. Este es uno de los puntos en los que la coincidencia de todos los partidos es máxima, independientemente de los colores de los asientos: “tenemos que estar juntos para terminar con la lacra de la violencia de género”, sentenció el alcalde Xulio Ferreiro.

Tras esta particularidad, el pleno se desarrolló como ya nos tiene acostumbrados. Lucha encarnizada entre PP y Marea que, últimamente, cuenta con el férreo apoyo tanto de socialistas como nacionalistas. Los de Mar Barcón comienzan a seguir al edil en sus propuestas, tras los encontronazos para la aprobación del modificativo-tasa todavía sin aprobar por no contar con apoyos- parece que el idilio entre Ferreiro y Barcón va viento en popa.

El tema principal venía anticipado por la prensa: la aprobación de la propuesta de Fomento para la ampliación de la Avenida de Alfonso Molina. El actual gobierno cursó una propuesta paralela en la que primaba “humanizar la autopista” para, según palabras de Xiao Varela, “dulcificar o entorno da carretera”. La propuesta del concejal de rexeneración urbanística dista mucho de la promulgada por Fomento. Ambas propuestas cuentan con detractores pero, desde el pasado lunes, el plan del gobierno central ha quedado paralizado.

Los únicos votos verdes fueron los de los populares. Negreira adoptó, de nuevo, una postura de oposición a Ferreiro, que ni siquiera mostró sorpresa ante la negativa. Con los “sí” de PSOE, Bloque Nacionalista Galego y los propios de La Marea, se archivó el proyecto de Fomento en una decisión “de mucho calado para el futuro de la ciudad”, según Varela.

Otro de los puntos “calientes” de la jornada fue el tema presupuestario. Los números hablaron de nuevo y la suma de los votos de la formación socialista de Mar Barcón y los “nuevos” de La Marea volvieron a batir a los populares. Sin embargo, Negreira no se controló tanto esta vez y reprochó a los de Ferreiro subir los impuestos pese a que estos presumen de todo lo contrario: “Aquí hay una estrategia de trilero. Dicen que le quitan a los ricos para dárselo a los pobres pero no es así”.

El portavoz de los populares demandó la bajada del IBI a bienes rústicos y urbanos que, según la nueva propuesta, se encuentra en un 0,6%. También aprovechó para arremeter contra el nuevo edil y criticó la subida del mismo impuesto a las empresas del puerto, lo que tacha de “vergüenza por ser uno de los sectores más punteros de la ciudad”. Ferreiro no tardó en dar la réplica en un tono más sosegado, alegando que “la subida de precios del IBI  de los agentes del puerto se ve compensado por la bajada del precio del agua, impuesto del que se beneficiarán las familias de la ciudad”, apuntó.

Finalmente las ordenanzas municipales fueron aprobadas gracias al reciente idilio de los socialistas con los nuevos “dueños” del Ayuntamiento de María Pita. En este punto, el Bloque decidió abstenerse “por una falta de diálogo y consideración”, apuntaron. El edil se mostró muy satisfecho ya que “el acuerdo supone una bajada de los impuestos para la mayoría. Matemática frente a demagogia”, sentenció el coruñés.

El pleno continuó pero el acaloramiento entre los partidos fue disipándose y el ambiente se relajó para aprobar con los votos de PP Y PSOE la propuesta del Pepri para los comerciantes de la ciudad vieja. Tanto La Marea como el BNG se abstuvieron en esta votación, los primeros por no estar todavía representados en el gobierno cuando el manifiesto se aprobó; y los nacionalistas por diferencias que permiten un “urbanismo a la carta”, según AviaVeira

Otro de los asuntos de mayor relevancia tratados el pasado lunes fue el de la enmienda de los presupuestos de la Xunta para 2016 en la que, de nuevo, el trío amoroso se alzó vencedor de la cuita.

Como no podía ser de otra manera, el CHUAC también fue uno de los puntos llevados al salón de María Pita pero sobre el que no hay forma de llegar a un acuerdo. Los populares continúan defendiendo a pies juntillas lo que Feijoo promulga y el resto de partidos espera a que esos puntos del día pasen, como casi siempre, sin pena ni gloria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s