El Ayuntamiento de Valladolid arropa a los enfermos de Hepatitis C

Pleno Ayuntamiento Valladolid 10/11/2015

Miembro de la Plataforma de Afectados por la Hepaticis C durante su intervención.

Carlos Muñoz García / Miguel Fernández Páez

El salón de plenos del Ayuntamiento era un hervidero de políticos y periodistas equipados con sus teléfonos móviles. Mientras las tribunas se iban abarrotando, los responsables de prensa de los partidos no quitaban ojo de sus portátiles pendientes de lo que se cocía en las redes sociales. Poco después de las nueve de la mañana, Óscar Puente, en calidad de presidente del pleno, daba comienzo a una de las habituales sesiones maratonianas.

En primer lugar se procedía a condenar por unanimidad los 45 crímenes de violencia de género cometidos en lo que va de año. En su inicio la sesión no presentó sobresaltos en contraste con lo ocurriría después. Todos los grupos respaldaron la conveniencia de mantener el status de Valladolid como ciudad amiga de la infancia. Lo más llamativo fue la protesta de la Concejala de Educación, Infancia e Igualdad, Victoria Soto, por intervenir en último lugar.

A continuación se abordó un tema ya recurrente en la actualidad municipal: el cierre del paso a nivel de la Pilarica. Saravia enumeró las exigencias que le trasladaría al Secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, entre las que destacaba la eliminación de la pasarela construida sobre las vías. El alcalde aprovechó para mostrar su disconformidad con el proceder del Gobierno central, afeándoles que se quedan con los «reproches y no con la vía de la concordia».

La tercera moción del pleno, a propuesta de Ciudadanos, consistió en demandar una mesa para gestionar las mociones aprobadas en las sesiones plenarias. Esta iniciativa no obtuvo el respaldo necesario para ser aprobada, motivo por el cual la portavoz del partido de Albert Rivera, Pilar Vicente, citó al expresidente Adolfo Suárez: «quien accede al poder con demagogia, terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro». En este punto el ínclito Jesús Presencio no quiso estar ausente e intentó intervenir ante los gritos de desaprobación del público, recibiendo una reprimenda por parte de Óscar Puente.

La segunda hora de sesión arrancó con una moción sobre pobreza energética a propuesta de Sí Se Puede. La argumentación de su portavoz, Charo Chávez, se llevó los primeros aplausos de la mañana tras realizar una precisa definición de hogar vulnerable y proponer una división de la pobreza por categorías. Por su parte, el concejal de Valladolid Toma la Palabra, Alberto Bustos, se sirvió de un personaje ficticio para exponer las dificultades para afrontar los impuestos sin

prescindir los servicios de primera necesidad. Recibió la segunda ovación pese al «¿cuánto cobras tú?» inquisidor procedente de la tribuna. La propuesta fue aprobada por unanimidad.

Transcurrida más de hora y media de sesión el ambiente se espesaba por momentos cuando Valladolid Toma la Palabra propuso el rechazo al decreto del Gobierno de restricción del autoconsumo. La moción fue aprobada con la abstención del Partido Popular. Este mismo grupo mantuvo una postura divergente con la propuesta que generó mayor consenso: apoyo a la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C. La iniciativa fue defendida por una miembro de la asociación que hizo un llamamiento a la responsabilidad política de todos los grupos: «¿cuánto vale una vida? ¿Cómo se puede poner por delante de la salud los intereses de unos pocos?».

Esta intervención contó con el apoyo del resto de miembros de la asociación que siguieron atentos el discurso desde las tribunas y prorrumpieron en cánticos «tratamiento para todos». Oscar Puente, en funciones de cronometrador, agradeció a Charo Chávez que renunciara a su turno de palabra. El tema encendió los ánimos y provocó uno de los enfrentamientos más enconados entre los dos principales partidos. El concejal socialista, Pedro Herrero, acusó al PP de «jugar a las cuatro esquinas» en las que, según él, se sitúan la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Sanidad.

Herrero puso el compromiso político de la bancada popular: « ¿entienden lo que es la lealtad institucional?», ante los gestos de desaprobación de los concejales del PP. En su última intervención, el concejal popular Carlos Fernández, tuvo que hacer frente a las críticas y murmullos generalizados que se dejaron sentir con un «mentiroso» proveniente de la tribuna. La moción no fue aprobada por unanimidad debido a que el PP demandó votarla por puntos, rechazando dos de ellos.

Pleno Ayuntamiento Valladolid 10/11/2010

Intervención de la Plataforma en defensa de la Sanidad Pública de Valladolid.

Justo antes del receso intervino una miembro de la Plataforma en defensa de la Sanidad Pública de Valladolid, que demandaban un nuevo centro de salud en el barrio de la Magdalena. Todos los grupos, excepto el PP, asintieron. El representante popular, Carlos Fernández, argumentó que sus rivales «recurrían a mantras» para luego aseverar que «no por repetir mil veces una mentira se convierte en verdad» y que aprovechando que «el Pisuerga pasa por Valladolid» debía recordarles a los socialistas que habían sido responsables de Gobierno durante 14 años y solo habían construido cuatro centros. Uno de los puntos de la moción contó con el apoyo unánime del plenario y el resto fue aprobado por mayoría simple.

Tras el descanso y consiguiente estampida general en las tribunas, el PP propuso la creación de una nueva tarifa en los autobuses públicos. Con el objetivo de establecer nuevas tarifas para los jóvenes y los sectores sociales más desfavorecidos. Los demás grupos reconocieron la valentía de la propuesta que chocaba con la actuación de los populares en el gobierno, pero la desestimaron por los perjuicios que podría causar a las ya renqueantes cuentas de Auvasa. Por estas razones, la moción fue desestimada.

Justo después se produjeron dos mociones de breve resolución. El PP propuso la aprobación de los presupuestos de 2016, pero la oposición argumentó «sofismas y cortas y pegas» para rechazarlo. La otra propuesta express, también de los populares, consistió en bajar los impuestos a los más necesitados. Charo Chávez, alegó «filibusterismo» por parte de los populares. Esta medida también fue desestimada.

El enésimo debate de la bajada de sueldos del alcalde y los concejales cerró un pleno marcado por las reivindicaciones sociales, de las que destacaron las demandas urgentes de los enfermos de hepatitis C. Que supusieron el punto de partida de la soledad del Partido Popular, pese a que sus adversarios políticos le reconocieron un mayor número de propuestas constructivas. Así se cerró un pleno más fresco en medio de una soleada y apacible tarde de noviembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s