Menos parados, más precariedad

El paro registra su mayor descenso desde 2008 en el último trimestre del año, pero se trata de un espejismo provocado por el tirón de la temporada veraniega

Carlos Muñoz

Datos de desempleados (en miles)

Evolución del desempleo por trimestres dsde 2008.

A menos de dos meses de las elecciones, la EPA (Encuesta de Población Activa) echaba un capote al Gobierno: el número de parados en el tercer trimestre (julio, agosto y septiembre) ha bajado de los cinco millones, por primera vez desde el inicio de la legislatura. Según los datos (.pdf) publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) en los últimos tres meses el número de desempleados descendio en 298.200 personas, hasta situar la cifra total en 4.850.800, un 21,2% de la población activa. Lo que supone un descenso del 3,87% respecto al trimestre anterior y de 10,63% respecto al mismo periodo del año pasado. Del mismo modo el incremento de la ocupación se sitúa en 182.200 personas, alcanzando la cifra de 18.048.700 ocupados. Sin embargo, si se analiza en detalle estos datos descubrimos que no son tan halagüeños.


Es cierto que se trata del mejor trimestre desde 2005, cuando el paro descendió más de un 6%. Sin embargo la cifra de ocupados, es decir, aquellos que han encontrado empleo, solo aumenta en 182.200 empleados. Esta diferencia de 116.000 personas responde a la pérdida de población activa, fundamentalmente en el sector femenino. Las causas de esta disminución que podemos encontrarlas en la emigración de españoles al extranjero en busca de trabajo, personas que vuelven a los estudios o nuevas jubilaciones.

La creación del empleo se concentró en el sector servicios, que creó 210.200 puestos de trabajo. En cambio, el número de ocupados descendió en la agricultura y la construcción; mientras que la industria registró un aumento de 13.100 personas. Lo que demuestra que la disminución del desempleo se debe a la contratación temporal de verano. El grueso de la contratación es un espejismo que desaparece tras el fin de la época estival. Por ello debemos ser cautos, especialmente la clase política, a la hora de valorar estos datos.
En este sentido, también es significante el tipo de contrato que se han constituido durante el último trimestre. El empleo indefinido se incrementó en 178.100 personas, mientras que se firmaron 357.700 contratos temporales nuevos. La mayor parte de los contratos tienen fecha de fin, lo que no soluciona el problema estructural del paro en nuestro país y pone en duda la cacareada recuperación económica de la que presume el Gobierno.

Aunque el mercado laboral español lleva casi dos años de creación de empleo, las consecuencias de la crisis económica parecen lejos de desvanecerse. Esto se aprecia en el número de hogares donde ninguno de sus miembros percibe ningún ingreso: 721.900. Cuando comenzó la crisis esta cifra se situaba en 365.300 hogares. Volver a esta situación es, sin duda, uno de los desafíos más complicados a los que tendrá que hacer frente nuestro país en los próximos años. También se puede apreciar en la alta incidencia del desempleo de larga duración, es decir, en el de las personas que llevan más de un año sin trabajo, que se sitúa en 2,9 millones de personas.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, valoro estos datos como «positivos si les echas un vistazo», pero «preocupantes si se analizan al detalle». Asimismo consideró «temerario» decir que «el empleo ha venido para quedarse». En un nota de prensa, el sindicato asegura que «el Gobierno basa la recuperación en empleo estacional y precario». En contraposición con la valoración muy positiva que realizó el Gobierno de los últimos datos de la EPA.

Lo que queda claro es que la recuperación económica de la que se enorgullece el PP viene acompañada de una creciente precarización en el empleo. Tanto en las horas trabajadas como en el sueldo percibido por los trabajadores. Aún más preocupante resulta que pese al aumento de la contratación cada vez sean más los hogares en los que no entra ningún tipo de ingreso. Todo ello junto con los recortes en las prestaciones por desempleo previstos en los Presupuestos Generales del Estado para 2016 provoca que muchos españoles queden desplazados del crecimiento económico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s