La crisis educativa, muy presente en los centros

Alba Camazón. VALLADOLID

La educación está politizada. Es un hecho que no se puede negar. Y es que ya van siete leyes de educación que han estado vigentes desde que empezó la democracia. LGE, LOECE, LODE, LOGSE, LOCE, LOE, LOMCE… Lo único que tienen en común es la ‘L’ de Ley. Y parece que vamos a por la próxima, porque el partido liderado por Pedro Sánchez anunció la semana pasada  su intención de incluir un nuevo proyecto de reforma educativa en su programa electoral. Cada iniciativa ha estado respaldada por el gobierno de turno y con la completa contraposición del partido de la oposición. Y siempre son los mismos partidos, anclados en un bipartidismo establecido en 1875. 

La Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE), firmada en 1985 con los votos favorables del PSOE y la minoría catalana (196 votos en total) y la absoluta oposición del PP (96 votos). Desde entonces, España ha vivido una ley orgánica educativa cada seis años. En total, han sido tres las reformas promovidas por el gobierno del PSOE, mientras que el PP ha ratificado dos legislaciones relativas a la educación. «Deberían dejar un plan durante cinco o diez años para poder evaluar cómo funciona, porque no podemos comprobar la efectividad de los planes.», explica Susana Estévez, directora de primaria de un centro concertado. Estévez añade, a su vez,  que el problema es que los centros siguen unas leyes que no saben realmente si  «funcionan».

¿Por qué este continuo cambio, que no hace si no aumentar las lagunas en las mentes de los estudiantes? Un niño que naciera en 1994, por ejemplo, ha sufrido tres leyes diferentes a lo largo de su trayectoria escolar, con su correspondiente cambio de temario, libros, metodología… «Los mejores temas educativos son los que se mantienen consolidados en el tiempo, aunque siempre haya que hacer retoques», comenta Belén Rodríguez, profesora de bilingüismo en inglés en segundo y tercero de la ESO. Además, añade que a veces surgen confusiones. «Hemos llegado a tener tres leyes vigentes en el mismo centro a la vez», señala Rodríguez.

¿Mejora realmente la educación de las futuras generaciones? Según los últimos datos del estudio PISA (2012), realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los estudiantes españoles han visto reducidos sus conocimientos en matemáticas y en materia lectora, aunque su comprensión de textos ha mejorado desde 2009. Pese al ascenso, se mantiene por debajo de la registrada en el año 2000. Las ciencias, por otra parte, han mejorado su última marca, aunque siguen por debajo de la media de la OCDE. «Se debería contar con los profesores para crear nuevas leyes, porque conocen los colegios desde dentro, y saben cómo funcionan y qué necesitan», matiza Estévez.

Alumnos de instituto en una clase, durante un descanso/A. Camazón

Pedro Sánchez comentó una idea que se barajaba desde el seno del partido. Crear una nueva ley que regule la asignatura de religión, de tal forma que deje de impartirse en el horario lectivo de todos los centros educativos, entre otras medidas. Y aquí entran los medios de comunicación, que revolucionan a unos y a otros y piden declaraciones al resto de formaciones políticas y ciudadanas. Y se quedan en eso. En la asignatura de religión y en si debe o no ser computada para la media, en si debe ofrecerse una materia alternativa o no. Pero, a los padres, ¿les importa tanto que reciban la asignatura de religión? ¿O se preocupan más por que sus hijos sean capaces de multiplicar y leer correctamente? Este medio no ha encontrado un informe realizado por una entidad objetiva sobre esta asignatura al que referirse.

Los medios se centran en preguntar los políticos, pero nadie parece escuchar a los docentes, que conviven con pequeñas fieras de forma diaria, que tienen que lidiar con un chico problemático y con uno excelente a la vez. Esos malabares que cada vez están menos valorados por la sociedad actual, y cuyo mínimo movimiento puede repercutir en el futuro de decenas de niños. España es el segundo país de la OCDE que mayor importancia otorga a la memorización de conceptos. ¿Los niños están aprendiendo a repetir como papagayos, pero no a razonar? «Habrá que memorizar los huesos del cuerpo, pero no lecciones enteras que no van a llevarles a ningún sitio. Tienen que saber dónde buscar la información, porque se retiene mucho mejor con el uso, más que con la memoria», comenta Estévez de forma contundente. La falta de motivación para aprender está relacionada con esta continua memorización de conceptos que se olvidarán en cuanto la tinta quede impregnada en el papel. 

Niños realizan el proyecto del universo/Colegio A. M.

Niños realizan el proyecto del universo/Colegio A. M.

La ratio media de profesores es, de acuerdo con el Ministerio de Educación, de un profesor por cada 12 alumnos. Sin embargo, las clases son cada vez más numerosas. Rodríguez, como docente de inglés en un centro público, señala esta situación como una realidad y propone la creación de un “laboratorio de idiomas” para facilitar la producción oral en el idioma.

La educación está politizada. Es un hecho que no se puede negar. No solo por parte de las cúpulas políticas, si no también por parte de los profesores, que orientan su asignatura hacia una ideología política determinada. “No podemos politizar un centro, porque a veces los chicos son muy volubles”, matiza Rodríguez. 

Hablamos de crisis económica, política, puede que incluso social; pero, ¿qué hay de la crisis educativa? Docentes y alumnos pierden la motivación y el interés por las materias. Intentan que el estudiante memorice todo, lo que resulta improductivo a largo plazo porque lo olvidan prácticamente al momento. Los contenidos y la metodología han de adaptarse a las nuevas generaciones. El problema es que  muchos profesores entienden eso como un empuje a la era tecnológica, a utilizar pantallas táctiles y una tableta para cada alumno. El cambio que debe dar la educación parte de más abajo, va más allá. Al fin y al cabo, las nuevas generaciones han de traer ideas nuevas, ¿no? Habrá que enseñarles la esencia de la innovación, y dejar atrás esos pesados libros de texto. Porque aunque los dividan, siguen siendo pesados. 

Untitled Report

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s