Empleo y discapacidad, más compatibles en León

Diego G. Alonso

Más oportunidades para las personas con discapacidad. Esa es la consigna que mantiene el Ayuntamiento de León, que estudiará crear un registro municipal de empresas para facilitar la contratación de discapacitados. Además, una reserva del 5% de las plazas de las bolsas de empleo para este colectivo completaría una ecuación necesaria en la ciudad, por lo que ya se está tramitando un acuerdo para incluir cláusulas éticas y sociales en la contratación. La inauguración de la Jornada de Inclusión Sociolaboral de discapacitados, organizada por la Confederación Española de personas con discapacidad (Cocemfe) era el escenario en el que la concejala de Familia y Servicios Sociales de León , Aurora Baza, lanzaba estas iniciativas que “tienen como finalidad la incorporación al mercado laboral de un colectivo con más dificultades a la hora de encontrar trabajo”, según la edil.

Ayuntamiento de León. |Diego García

Ayuntamiento de León. |Diego G. Alonso

Acercando el empleo a los discapacitados a través de legislaciones

La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas del 2013 normalizaba la situación de los ciudadanos con diversidad funcional. Lejos de contar con un trato asistencial, empezarían a ser considerados ciudadanos libres y titulares de derechos. Este cambio de concepto implicaba una modificación en la legislación española, que aglutinaba bajo la Ley General de Discapacidad otras tres leyes anteriores: la Ley de Integración Social de Personas con Discapacidad (LISMI) de 1982; la Ley de Igualdad de Oportunidades, no Discriminación y Accesibilidad Universal de las Personas con Discapacidad (LIONDAU), elaborada en 2003; y la Ley que regula el régimen de infracciones y sanciones en materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad, de 2007. La nueva ley traía exigencias en el plano laboral a las empresas privadas que, en el caso de que contaran con más de 50 trabajadores, deberían reservar el 2% de sus plazas a personas con discapacidad. Además, las subvenciones, bonificaciones, exenciones de cuotas y deducciones fiscales contribuían a incentivar la contratación. Es por ello que este marco legal ha facilitado las posibilidades a los más perjudicados por la crudeza de un panorama laboral ya de por sí afectado por la crisis económica en los últimos años.

Soluciones necesarias para una provincia con un elevado número de discapacitados

Con 64.400 personas de un total de 255.900 en Castilla y León, según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), la provincia de León es la que cuenta con una mayor población con discapacidad a nivel nacional, solo por detrás de Orense. En los últimos años, este dato ha justificado las quejas hacia el consistorio, al que se han pedido mayores estrategias de sensibilización para favorecer la inclusión laboral de los sectores más desfavorecidos. Asimismo, han primado las quejas de los 38.000 leoneses que actualmente tienen reconocida una discapacidad superior al 33%, un factor que condiciona en gran parte la vida de estas personas a pesar de su acceso a una prestación económica facilitada por el Certificado del Grado de Discapacidad, que atestigua el nivel de discapacidad en cada caso concreto. La elevada población con diversidad funcional en León se extiende a toda la comunidad, que presenta una tasa de discapacidad del 11%, siendo la tercera comunidad autónoma con mayor porcentaje.

Elaboración propia

Fuente: elaboración propia

Menos barreras laborales pero mismas barreras físicas

Como la misma Aurora baza anunció en su reunión con los miembros de Cocemfe, las desventajas de los discapacitados deben combatirse en diferentes ámbitos, sin excepción. Al margen del plano laboral, la accesibilidad física sigue siendo su problema más relevante, al menos a nivel práctico. En este sentido, el alcalde de León, Antonio Silván, avanzó hace semanas la intención de luchar contra las barreras arquitectónicas de la ciudad mediante un programa llamado “establecimientos accesibles”. La intención, no obstante, venía motivada, según palabras del propio Silván, por conseguir “la certificación de calidad ‘Q’ por el Instituto de Calidad Turística”. Mero objetivo éste que destapa la verdadera realidad de una ciudad aún carente de facilidades cotidianas como la poca presencia de semáforos sonoros, el mal acceso a los autobuses públicos e, incluso, la falta de acondicionamiento de los taxis. En este último caso, solo tres taxis de los 180 que rondan cada día las calles leonesas están adaptados para transportar a minusválidos, lo que indica que las barreras están aún por derribarse en muchos casos.

El registro de empresas que pretende impulsar el Ayuntamiento supondrá un paso más para equilibrar la balanza en León, una ciudad donde los impedimentos de la discapacidad asoman con mayor frecuencia que en otros lugares y, por tanto, deben seguirse llevando a cabo medidas que allanen las vidas de aquellas personas que encuentran contratiempos a cada paso. La solidaridad, en cambio, sigue emergiendo de manera permanente a través de organizaciones como Cocemfe, Once, Aspaym o Asprona, que contribuyen a mejorar las condiciones de los discapacitados desde la empatía propia de los que conocen sus dificultades de primera mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s