Elecciones 20-D: Cuatro claves del ascenso de Ciudadanos

Votos depositados en una urna durante las últimas elecciones al Parlamento de Andalucía (2015)

Votos depositados en una urna durante las últimas elecciones al Parlamento de Andalucía (2015)

Diana R. Mata/ Israel Remuiñán

Ciudadanos es el partido revelación de los últimos meses, su líder, Albert Rivera, se permite mirar a los grandes gobernantes cara a cara, las encuestas lo avalan. Sin embargo, esto no siempre ha sido así. En el año 2006 un grupo de intelectuales decidieron fundar una plataforma cívica, Ciutadans de Catalunya, con un estandarte principal, la lucha contra el independentismo en la comunidad catalana.

Los principios promulgados por los jóvenes pronto ganaron adeptos a la formación por lo que, en julio del mismo año de su nacimiento, Ciutadans decidió presentarse a las elecciones catalanas capitaneado por un abogado de tan solo 26 años, Albert Rivera. Consiguieron un total de 89.840 votos y tres escaños en el Parlament.

Tras el éxito cosechado en las elecciones municipales, Ciutadans mudó hasta convertirse en Ciudadanos y se expandió por otras comunidades de la geografía española. La acogida no fue la esperada.

Tras los primeros años de bonanza y los últimos de vacas flacas, Ciudadanos parece haberse recuperado. Es, según las últimas encuestas, la tercera opción política en estimación de voto para las próximas elecciones del 20 de diciembre. ¿Cuáles son las claves de este vertiginoso ascenso?

Gran resultado en las elecciones catalanas

“Empieza una nueva era política en España”, así de contundente se mostraba la candidata de Ciudadanos a la presidencia de Cataluña, Inés Arrimadas, durante su discurso en el Hotel Barceló de la ciudad Condal, en el que el partido de Albert Rivera se concentraba para vivir la velada electoral. No era para menos, la formación naranja se había alzado hasta el segundo puesto, consiguiendo un total de 25 escaños, 16 más que en el 2011.

El discurso unionista de Albert Rivera se convirtió en la baza principal de un partido, que ha visto en este resultado el trampolín necesario para entrar de lleno en la pelea por las Elecciones Generales del 20 de diciembre. El salto, aunque tan solo sea en términos de atención mediática, ha sido muy importante. La agrupación naranja ha protagonizado un buen número  de portadas y los dos grandes partidos vuelven a verlos como una amenaza real. No en vano, rojos y azules se han dedicado a pedir por activa y por pasiva el conocido como voto útil que consiga dejar al partido de Rivera en fuera de juego.

Albert Rivera: el político mejor valorado

Un 5.03, pero eso sí, se trata del único aprobado entre los grandes políticos de nuestro país. Según el barómetro publicado por La Sexta esta misma semana, el líder se ha convertido en el candidato que más simpatía suscita entre los españoles encuestados. Rivera recoge los frutos de aquello que lleva sembrado desde años atrás. No en vano, no dudo en posar desnudo durante la primera campaña electoral de Ciutadans en el 2006.

¿Qué tiene Albert que no tenga el resto? Según explica para ABC la periodista especializada en política nacional Miriam Ruiz Castro: “Sus 35 años le dan la frescura que la política necesita, y en su discurso, ordenado y efectivo, no da puntada sin hilo”.

Tal y como avanza este sondeo, el catalán tan solo es seguido de cerca por Pedro Sánchez, con un 4,41, y Alberto Garzón, con un 3,94. Por el contrario, a la cola del ranking se encuentran el Mariano Rajoy (3,73), Pablo Iglesias (3,47) y Andrés Herzog (2,9).

Dominio de la oratoria

Más de cinco millones de personas siguieron por televisión la última entrega de Salvados. La actuación de Albert Rivera en el debate que lo enfrento a Pablo Iglesias, con Jordi Évole como testigo de lujo, vino a confirmar lo que muchos parecían tener claro: su saber estar y su dominio de la oratoria. “Ambos lo hicieron bien. Cada uno con su estilo. La única diferencia que vi es que Albert, además de demostrar que es un buen político, demostró que ya tiene talla de estadista. Ya está preparado para gobernar”, esa fue la impresión que suscitó el enfrentamiento en José Carlos Remotti, el profesor de derecho encargado de capitanear el equipo de estudiantes con el que Albert logró la victoria en la Liga de Debate Universitario.

Corría el año 2001, hace ya 14 de ello, pero el estilo característico del líder catalán permanece impoluto en sus exposiciones actuales. No obstante y a pesar de su gran capacidad retórica, Remotti no tenía claro que llegase hasta donde lo ha hecho: “Era brillante, aunque yo nunca pensé que llegaría a ser un líder político”.

No cierra puertas a nadie

Existe quien critica el lenguaje ambiguo de los dirigentes de Ciudadanos, sin embargo, esta no es la única recriminación que le hacen sus detractores. Tras las pasadas elecciones municipales, el partido catalán fue una baza muy importante para la constitución de muchos y variados gobiernos, izquierdas y derechas se arrimaron al partido de Rivera buscando apoyo, y casi todos lo consiguieron. La indefinición de rojo o azul, zurdo o diestro, levanta muchas ampollas entre los que piden una definición más estricta del partido.

Bien es cierto que lo pactos se hicieron con una serie de condiciones establecidas por Ciudadanos. El partido presume de estar “limpio” de corrupción y es eso precisamente lo que exige a sus compañeros de las diferentes coaliciones.

Al término del 20 de diciembre descubriremos si es establecer “amistad” con todos los partidos, sin importar el color, es una clave para el triunfo o la derrota.

El ascenso vertiginoso de Ciudadanos en las encuestas de intención de voto  catapulta a la formación hasta la tercera  posición, siguiendo de cerca a los “viejos partidos”. Las claves de este crecimiento, entre otras, quedan recogidas en los puntos anteriores. La lucha contra la corrupción y la independencia son dos pilares que parecen atraer a bastantes adeptos. Según las últimas encuestas, los catalanes desbancarían al partido de Iglesias y pisarían los talones a socialistas y populares. Ejemplo de esto es el sondeo realizado por La Sexta que ubica a la formación de Albert Rivera como tercera fuerza más votada con un 18,3% de intención de voto. Simple Lógica, por su parte, encumbra a los naranjas hasta los 80 diputados, lo que supondría un 22,6% de los votos con o que superarían al Partido Socialista.

Los últimos datos del CIS, anteriores a las elecciones catalanas, son un poco más moderados, situando a Ciudadanos en cuarta posición con un 11,1% de intención de voto.

Intención de Voto CIS 2015

¿Cuánto hay de cierto en estos sondeos? ¿Serán estas cuatro claves suficientes para la victoria naranja? Lo cierto es que todo lo que podamos avanzar ahora se queda en meras elucubraciones. Habrá que esperar al 20 de diciembre para comprobar si las encuestas tenían o no razón y si Ciudadanos consuma su éxito.

 

 

Anuncios

Una respuesta a “Elecciones 20-D: Cuatro claves del ascenso de Ciudadanos

  1. Pingback: Rivera: “Nuestro objetivo no es solo llegar a la Moncloa, nosotros queremos cambiar España” | VallaPolítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s