Podemos y Ciudadanos, la clave electoral

Las elecciones europeas celebradas el pasado año 2014 marcaron un punto de inflexión en la actividad política de España. En unas elecciones atípicas en las que la participación no llegaba al 50% y en la que tan solo se repartían 54 eurodiputados terminó ofreciendo un reparto de la tarta extraño. El Partido Popular y el Partido socialista se quedaban lejos de la mayoría de las votos con un 26,06% y un 23% respectivamente; al mismo tiempo una nueva fuerza política, Podemos, surgía con fuerza colocándose en el cuarto lugar con casi un 8% de los votos. Ciudadanos por aquel entonces se conformaba con un 3,16%. Algo empezaba a cambiar.

El pasado 21 de octubre, a dos meses de las elecciones generales, ABC presentaba un sondeo electoral que otorgaba un 27,7% y 128 escaños al PP (ahora tiene 185), un 21,8% al PSOE y 85 representantes (en estos momentos cuenta con 109) mientras que Ciudadanos y podemos se quedaría con un 17,6% y un 14,1% respectivamente lo que se traduce en 56 y 39 diputados, actualmente ninguno de los dos forma parte del parlamento.

Gráfico que recoge los datos del sondeo de ABC del día 21 de octubre de 2015

Está claro que los líderes de ambos partidos emergentes están cambiando el panorama nacional. En tan solo un año Podemos casi duplica el porcentaje de votos y Ciudadanos está cerca de multiplicar por seis sus resultados. A pesar de que el PP perdería 57 escaños y que el PSOE pierde 24, parece que el único partido que está tocando techo y que no remonta es el partido violeta. La constante comparación entre Ciudadanos y Podemos, llamados a ser ambos partidos llave a la hora de gobernar, y basándose en unos resultados electorales en Cataluña que no son más que un simulacro de elecciones en las que se votaba a la independencia y no al partido, conduce a una conclusión un tanto precipitada de lo que se puede venir el 20 de diciembre de 2015.

El peligro del reparto de escaños

España está formada por 50 provincias y dos ciudades autónomas. Toda provincia, independientemente del número de habitantes cuenta con dos escaños ‘obligatorios’ y Ceuta y Melilla con uno cada una. Eso implica que en función de la población solo se reparten 248 de los 350 escaños con los que cuenta el Congreso de los diputados.

Carlos Sánchez en un artículo para El Confidencial hila más fino todavía y asegura que en 27 de las circunscripciones se eligen cinco o menos diputados, que en términos globales equivale a 98 representantes. Es decir, el 10% de la población, elige el 28% de los escaños. Es exactamente éste dato el que Sánchez utiliza para señalar el mayor handicap con el que Podemos y ciudadanos puedan encontrarse ya que esas provincias de la España ‘interior’ eligen tres diputados más que las cinco provincias con más población de España (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Alicante) zonas en las que los dos partidos jóvenes han conseguido mejores datos en las pasadas autonómicas y regionales.

La clave para el éxito de Ciudadanos y de Podemos en las elecciones generales de diciembre de 2015 radica en el impacto, y como consecuencia, escaños, que puedan arañar de las circunscripciones de interior. Cada diputado que puedan obtener de las provincias que reparten cinco representantes o menos resultará de vital importancia para sus aspiraciones de gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s