Un baile, ¿un voto?

Probablemente nunca habías oído hablar de él, pero probablemente ya sabes cómo baila y cuál es su partido político. Efectivamente, apenas un segundo después relacionas a  Miquel Iceta y al Partido Socialista Catalán. Si no es así, te aseguro que eres una de las excepciones más admirables de este país, pues has conseguido que la caja tonta no intercepte toda tu atención. Pero en realidad, es imposible que el eco de este baile no haya retumbado en tus oídos. Me explico.

Las redes sociales también recogieron lo sucedido, y es más, lo ampliaron hasta límites indescriptibles. Pobre Iceta. Pero en la sociedad de hoy en día, esta herramienta difunde y se impregna de todo lo que parece inusual o divertido. Un político baila alocadamente, al ritmo de la conocida canción ‘Don´t stop me now’ y se convierte en uno de los virales más vistos de la elecciones catalanas del 27-S. Así es. Unas elecciones autonómicas en las que se decide el futuro de todo un país quedan eclipsadas por el baile de un político. Españoles y catalanes, con independencia en este caso de toda ideología, nadie se ha hecho eco de vuestras verdaderas pretensiones, es decir, de vuestras necesidades básicas como personas, no como títeres que bailan al son que les persuade y les engaña. Los medios de comunicación llenaron sus portadas con este monotema, las televisiones repitieron una y otra vez el vídeo, porque en este país lo que triunfa una vez, se repite las que haga falta. Qué cinismo y avaricia. Sin embargo, nadie, absolutamente nadie, se preocupó por las proposiciones electorales de los partidos políticos que se presentaron a estas decisivas elecciones. Iceta e independencia. Independencia e Iceta.

Efectivamente. El 27-S marcó la historia del PSC y de su candidato, así como el plebiscito hacia una independencia, que actualmente apenas se oye en ningún informativo. Ya no sabemos ni lo que es realmente importante.

Estamos confundidos. Ustedes no se han apuntado a clases de baile. Ustedes necesitan información para estar correctamente guiados hacia lo que es justo y necesario como pueblo y como nación. Y los medios de comunicación no aciertan con su puntería informativa. Estamos en la cima de una montaña, totalmente inclinados hacia una ladera, dejándonos dirigir por el partido de turno. Y esto, señores, no es un seguro de vida, sino un seguro de que la muerte de nuestra profesión y de sus principios está cada día más cerca. La política está invadiendo nuestro territorio.

Ahora todos los políticos quieren bailar, pero no porque sean aficionados a esta disciplina. No. Sino porque quieren dar apariencia de cercanía, quieren demostrar que al fin y al cabo son una persona como tú y como yo, que en nuestros ratos libres, cuando nadie nos mira, bailamos bajo la lluvia mientras cantamos ‘I´m singing in the rain’.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s