José Luis Dader: “¿Dónde están los periodistas?”

dader uva

José Luis Dader, catedrático de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y columnista, ha abierto las Jornadas “Comunicación y Poder” de la Universidad de Valladolid que tienen lugar entre los días 12, 13 y 14 de noviembre. En su conferencia ha abordado las relaciones de la prensa con el poder, y ha asegurado la necesidad de hacer periodismo de calidad e independiente en el momento actual.

Tras una breve presentación de Eva Campos, profesora de Periodismo en la Universidad de Valladolid, Dader ha comenzado la conferencia inaugural “El periodista entre el poder”, hablando del ejercicio que realiza el periodismo como supuesto “cuarto poder”, sin el cual “las democracias no habrían cristalizado”. Sin embargo, ha añadido que es muy difícil que la prensa ejerza su labor de perro guardián (watch-dog) debido a que los otros poderes tienen recursos más eficaces.

El catedrático ha asegurado que el periodismo que producimos y consumimos actualmente ha vuelto al momento en el que surgió. Para explicar esto ha hecho un breve recorrido histórico en el que ha destacado el Comité ciudadano para la reforma postal de EEUU por ser “uno de los intentos más refinados de lavado de cerebro”.

Durante la charla, Dader ha hecho hincapié en el papel que ejercen actualmente los “spin doctors”, término que apareció por primera vez el 21 de octubre de 1984 en el editorial del New York Times para referirse a las actividades de comunicación de Ronald Reagan.

Este concepto es asumido como propio por algunos asesores para indicar que no son simples filtradores, sino que han adquirido un estado superior. Se trata de “tejer una red para que los periodistas queden atrapados en ella”. Los periodistas consiguen un contacto directo con la fuente política y se convierten en meros transmisores de una versión manipulada.

La presencia de la comunicación institucional sería tal, que Dader ha asegurado que “la acción orquestada de las agencias de relaciones públicas se despliega con la fuerza de un tsunami consiguiendo arrollar a los periodistas y a la opinión pública”. De este modo, la comunicación estratégica estaría consiguiendo “desactivar el contrapoder la prensa”.

Respecto a las redes sociales, ha afirmado que despiertan el sueño de todo político de evitar a los periodistas sin que su silenciamiento parezca un crimen. Las nuevas tecnologías permiten el contacto directo del poder con la sociedad, y son los propios periodistas los que echan piedras sobre su propio tejado dando credibilidad a todo lo que se publica en red, considerando twitter una fuente informativa que no requiere verificación. “Twitter no es un canal de noticias, circulan muchos bulos que no deben ser reproducidos inmediatamente”, ha afirmado.

Dader ha hecho referencia a una actitud impaciente en los públicos, favorecida por la llegada de las nuevas tecnologías. Este fenómeno hace que las personas se sientan defraudadas por la tardanza de las noticias, imponiéndose un modo de escribir en la web que no se corresponde con las obligaciones básicas y tradicionales de la comunicación.

Además, ha respondido a la pregunta “¿Dónde están hoy los periodistas?”, asegurando que en muchos casos “no están en las redacciones de los medios. Están en otros trabajos, retirados, trabajando como profesores o jubilados”.

Frente a esta situación, el catedrático y profesor ha reafirmado la importancia actual del periodismo, que “sigue siendo necesario, ha de ser una útil aunque modesta interferencia en el Poder”. Así, se  ha referido a nuevas fórmulas, como el periodismo de precisión o de datos, donde el periodista utiliza herramientas estadísticas para abrir parcelas de conocimiento, y el periodismo de verificación o fact-checking, donde se comprueban los datos y las declaraciones, por ejemplo, de los políticos.

De igual modo, ha mostrado una visión positiva de nuevos formatos, como los pequeños medios, en su mayoría digitales, donde los periodistas “están recuperando el periodismo genuino, si bien no podrán aspirar a competir a con los grandes medios, ni formarán parte del Poder, sino que se moverán entre los poderes, tratando de esquivarlos”.

Para acabar, se ha referido a las alternativas “a la reducción de plantillas, al cierre de medios y a la uniforme banalidad de los que sobreviven”, resaltando la nueva fórmula del mecenazgo social, donde los medios son financiados por el ciudadano de a pie “a cambio de un periodismo de calidad e independiente”, citando el exitoso ejemplo de la web francesa Mediapart.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s