Manuel Saravia: “La nueva Ley de Reforma local va a tener consecuencias negativas”.

Manuel Saravia, candidato de Izquierda Unida a la alcaldía de Valladolid hace un repaso de la actualidad política a nivel local y nacional para VallaPolítica.

Pregunta: Hoy, 24 de octubre, esta es una pregunta obligada, ya que están teniendo lugar manifestaciones contra la reforma educativa en todo el país y, además, recientemente nos visitó el ministro Wert que fue recibido por la Marea Verde con abucheos, ¿qué consecuencias puede tener la nueva ley de educación para los centros educativos y las universidades?

Respuesta: La nueva ley de Educación es una ley que, desde el principio, no se ha planteado como norma impositiva, sino como una ley regresiva. Lo que dicen es que no se puede hacer otra cosa. Esa es su mejor defensa y, desde el momento en que se plantea así, no es buena. Además, es una defensa muy injusta, porque no es lo único que se puede hacer por la Educación, porque se están recortando derechos a los que ha sido muy difícil llegar. Son aspectos en los que se está retrocediendo.

A mí me parece que en la Universidad, se está perdiendo mucha de la potencialidad de los estudios universitarios. Desde allí se ve como una ley segregadora, especialmente con el tema de las becas: muchas personas que necesitan las becas para poder estudiar lo están dejando o planteándose dejarlo.

Se está perdiendo mucho en materia de educación. En cualquier caso, los Ayuntamientos no tienen competencia en este campo, tan solo en el mantenimiento de algunos centros educativos de los niveles más bajos. Estamos presentes en muchos consejos educativos y estamos viendo cómo se está perdiendo mucha calidad. Se están formando grupos con un ratio de educación menor, se ha perdido profesorado y material… Yo soy consejero en un centro de Primaria y la situación es lamentable.

P. ¿Cuál es el principal objetivo de IU en Valladolid en estos momentos?

R. El Grupo Municipal de IU tiene varios frentes a los que quiere atender: queremos actuar conforme al programa y modificar las acciones y las actitudes de acuerdo a nuestra política y con racionalidad. En segundo lugar, estamos asistiendo a los plenos, a los consejos y allí vamos buscando nuestras funciones, que a lo mejor no responden a nuestras propuestas en un principio, pero que sí responden a los ciudadanos en momentos puntuales. En tercer lugar, hay casos concretos, a los que nosotros llamamos “puertas abiertas”: son determinadas personas que vienen al Ayuntamiento a contar sus problemas a los que intentamos echar una mano. Nos movemos en esas líneas. Lo que planteamos es un programa amplísimo en el que nos referimos a diversos temas, como hacienda, pero nuestra prioridad son las cuestiones de empleo y de asistencia social. Todo lo demás, como urbanismo y actuaciones culturales, pueden esperar.

P. ¿Qué piensa sobre la decisión de León de la Riva de presentarse a las próximas elecciones?

R. En lo que nos respecta, nos es indiferente porque tiene ventajas e inconvenientes. Lleva mucho tiempo siguiendo las mismas políticas con un modelo que no funciona y que es el que nos ha llevado a la situación en la que estamos, con muchos despilfarros, aspectos culturales sin sentido, el abandono de los barrios. Es un modelo que en todos los sentidos está superado por los hechos y por la realidad. Sin embargo, insisten en mantenerlo y, en ese sentido, nos puede venir bien. Pero también es un modelo con mucho apoyo y mucho público y, en ese sentido, nos puede venir peor. Pero nosotros no trabajamos en base del candidato y, por tanto, nos es indiferente.

P. ¿Qué es lo primero que cambiaría de las políticas que se están poniendo en marcha en Valladolid?

R. Clarísimamente, en estos momentos lo fundamental es hacer todo lo posible por cuidar el aspecto social y laboral y no se está haciendo. Solo se están haciendo “cosillas” en algunos aspectos muy concretos, pero hace falta una acción más clara, más directa, con más iniciativa. Por ejemplo, el famoso Plan Anti Crisis se planteó en 2011 y estamos ya a finales de 2013 y todavía no lo tenemos. ¿Pero cuándo lo vamos a tener? Es un plan importantísimo y, desde nuestro grupo, nos parece que es fundamental. En otro plano, las necesidades sociales se han hecho más evidentes, en asistencia social, por ejemplo. Y resulta que el presupuesto de la Concejalía de Acción Social se ha reducido. Nos parece que eso no puede ser cuando estamos haciendo cosas de menor importancia, por ejemplo, el ascensor de la Catedral o la subvención de algunas corridas de toros. No tiene sentido estar manteniendo esas medidas cuando la acción social se está reduciendo.

P. ¿Y a nivel nacional?

R. Nos encontramos en más de lo mismo, pero en otra escala y otras competencias. En el tema de las infraestructuras, seguimos oyendo cómo los dos grandes partidos demandan más infraestructuras. En los últimos presupuestos presentados ha habido mucha crítica aquí en Valladolid porque se dedica demasiado dinero en esta materia. Somos el segundo país del mundo, después de China, en número de kilómetros de Alta Velocidad. Es absurdo. Aquí en Valladolid se van a invertir más de 21 millones de euros solo en este año en concluir la Ronda Exterior Este, que ni si quiera se va a finalizar este año. ¿Acaso por concluir la Ronda va a haber más empleo o más acción social? En este momento, no se puede dedicarse a eso el dinero. En esa línea van los Presupuestos Generales.

P. ¿Cómo cree que afectará la nueva Ley de Reforma Local a los ayuntamientos?

R. La pinta es muy mala, no solo para los pequeños ayuntamientos, porque muchos van a desaparecer o a quedar en manos de las diputaciones provinciales, que no están elegidas en unas elecciones. Los grandes municipios nos encontraremos con que muchas de las condiciones de acción social se van a eliminar pasándolo a las Comunidades Autónomas, con el agravante de que realmente quien mejor lo ejerce es la localidad, porque lo conoce mejor. Nos tememos que ese reajuste de las competencias acabe mermando la calidad de la atención. Nos parece gravísima, la consecuencia social de esta nueva legislatura.

Hoy hemos estado en un consejo de Auvasa y resulta que una empresa de transporte público, si lleva con dos años de pérdidas, según esta legislatura, hay que privatizarla. Si eso ocurre, es una empresa deficitaria y el Ayuntamiento va a tener que seguir subvencionándolo, pero a manos de una empresa privada y de una manera más perjudicial. Tal y como se ha planteado, esta nueva Ley de Régimen Local no será buena, no porque lo haya planteado el PP, porque ellos también se verán enfrentados. Va a tener unas consecuencias negativas.

P. De cara a las próximas elecciones, todo parece indicar que los dos grandes partidos han perdido la confianza de los ciudadanos. ¿Piensa que esto puede favorecer a los partidos minoritarios?

R. Claro, si los mayoritarios ocupan una parte menos importante, los minoritarios ocuparán lo que se pierda. Aunque parece que también aumentará la abstención. Pero el reparto de los votos irá a favor de estos partidos minoritarios. Es algo sano y saludable. Esta especie de juego entre dos grandes partidos  ha generado gran parte de la desafección. Se debe precisamente a que se acaben identificado con unas prácticas políticas que están ya demasiado asumidas en ese juego de ir sustituyéndose el uno al otro.

P. ¿O piensa que puede ocurrir como en Italia, donde el voto se ha descontrolado?

R. Puede ocurrir, todo puede ocurrir. También puede pasar que crezca el movimiento populista. En estos momentos, es un riesgo evidente y es algo contra lo que hay que luchar, ya que el populismo no es nunca una buena solución y mucho menos en tiempos de crisis. Lleva por unos caminos pésimos.

P. ¿Cuáles serán las principales propuestas en la candidatura de 2015?

R. Seguimos en la misma línea de 2011, centrados en 5 capítulos: Economía y Hacienda, Acción Social, Cultura, Urbanismo y Organización General. Seguiremos en esa línea y hemos ido planteando muchos temas en cada capítulo. Hemos tenido algunos apoyos de otros partidos en los temas que hemos ido planteando. Pero los grandes pilares son la acción social y el empleo. Para la izquierda lo más importante es la búsqueda de la igualdad en todos los aspectos, evitar la discriminación y seguir actuando para buscar una ciudad más amable y centrándose en garantizar los derechos, que favorezca a los que menos tienen.

P. Ha habido mucha polémica estos días en relación a la liberalización de horarios comerciales. Ustedes aseguran que sólo beneficia a los grandes comercios. ¿Por qué cree que será perjudicial?

P. Pongámonos en la piel de un comerciante de un pequeño comercio. He leído una carta de uno de ellos en la que explicaba que él estaba pendiente de la tienda toda la semana y no puede contratar a alguien más. No pueden vender más y, aunque esté abierto, si se vende ese día, no se vende otros. Las grandes cadenas si podrán contratar a más personal y nos encontramos con que se va a acabar por concentrar la cuota de mercado en las grandes superficies. A veces, nos han dicho que cuando se llega al lunes y se ha ha abierto el domingo un gran comercio, se nota, sobre todo los pequeños comercios. Hay que decidir porque no se puede estar a todo.

P. Y, ¿qué cree que va a pasar?

R. Yo creo que se apostará por el gran comercio. Es absurdo porque parece una puja. Se quedará en 16 domingos. La concejala Mercedes Cantalapiedra dice que el pequeño comercio no se puede quedar de brazos cruzados, esa es la actitud que se tiene con el pequeño comercio. Hoy mismo he leído que Vallsur se va a ampliar  para competir con Río Shopping y eso sólo nos perjudica. Eso no es racional y va a acabar siendo mayor superficie comercial para los grandes comercios.

P. Qué opina sobre la política de vivienda que se está ejecutando en el Ayuntamiento? ¿Qué propuestas haría IU respecto a eso?

R. Nos parece que poder acceder a la vivienda es un derecho y se debe definir ese derecho. En ningún momento se ha dicho en qué consiste. Hay que hacer un esfuerzo por definirlo. Una vez planteado, muchísima gente no puede ejercer ese derecho. Hay un sector que no puede acceder a las viviendas públicas porque tienen algunos ingresos, pero no suficientes como para poder acceder a las viviendas protegidas. Ese sector está olvidado. Habría que plantearse el alquiler social y conocer las necesidades de vivienda.

P. También ha habido mucho debate durante los últimos meses en torno a las tasas de basura que ha puesto el Ayuntamiento. ¿Cree que se deberían suprimir?

R. Si se mantienen, habría que bajar el IBI en una cantidad proporcional. Si el Ayuntamiento tiene superávit, ¿por qué hay que cobrar las tasas de basura a gente que no lo puede pagar? No se ha planteado bien.

P. ¿Cree que la red de transporte de autobús público en la ciudad de Valladolid cubre de una manera eficiente las necesidades de todos los barrios?

R. Cada vez menos. En primer lugar, no hay barrio al que vayamos donde no se planteen reorganizar las líneas. En segundo lugar, el modo en el que  están diseñadas las líneas es antiguo y la ciudad ha cambiado. Por ejemplo, el hospital nuevo tiene un mal acceso. Hay algo determinante: se van perdiendo viajeros cada año y eso es porque no cumple las expectativas. Por tanto, hay que intentar plantear un servicio más atractivo.

P. ¿Qué medidas emplearía para respaldar el uso de la bicicleta en una ciudad llana como es Valladolid?

R. El uso de la bicicleta es fundamental. Entendemos que la acción del gobierno se debe a la presión de los ciudadanos. A finales de los años 90 lo planteábamos y el alcalde no lo entendía. Es evidente que hay que potenciarlo y promocionarlo. Hay carriles bici que no están conectados. Por ejemplo, en la calle García Morato, de pronto, no sabes si estás en la acera o en el carril.

P. ¿Qué opina de la creación de un Área Única Sanitaria para Valladolid?

R. La Consejería dice que no tendrá repercusiones pero lo dudamos, porque con estas áreas únicas lo que ocurre es que disminuye la calidad del servicio. Porque lo que se ocurre es que algunos departamentos desaparecerán en uno de los dos hospitales.

P. ¿Qué piensa sobre la decisión del Ayuntamiento de haber traído de vuelta a la policía a caballo?

R. (Se ríe) Es disparatado. Yo me he dedicado a ver la memoria cada vez que llegaba a un caballo, que llegan por donaciones. En todas las memorias, la justificación es que viene muy bien. En realidad, no existe ninguna justificación. ¿Viene muy bien para los parques? Antes, en el Cerro de las Contiendas, era razonable. Pero ahora, no. El Servicio de la Guardia Civil Seprona no va a caballo y ellos patrullan por espacios naturales. La policía municipal a caballo solo sirve de ornato, para sacarlo en Semana Santa y en actos públicos. En A Coruña, se impuso este servicio, y a los dos años se suprimió porque daba muchos gastos. De manera que es un capricho muy costoso con el que tendremos que convivir. Aunque son muy bonitos, no es el momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s